UGT decide comprar terrenos en Valdebernardo para evitar la paralización del proyecto

La central sindical UGT, a través de su cooperativa Promoción Social de la Vivienda (PSV), ha adquirido los derechos de propiedad de más del 40% del polígono de Valdebernardo, terrenos que pretende expropiar la Comunidad de Madrid para construir 5.400 viviendas sociales. Desde el sindicato se justifica esta intromisión en el proceso expropiatorio como una forma de cubrirse las espaldas ante "una posible paralización del proyecto". Mientras, la asociación de propietarios del polígono ha vuelto a pedir al Ayuntamiento que defienda sus intereses frente a las pretensiones del Gobierno regional.

Eduardo Mangada, consejero de Política Territorial, anunció hace una semana a bombo y platillo la incorporación de UGT y CC OO al consorcio urbanístico de Valdebernardo, que supone el 25% del plan de viviendas sociales de la Comunidad. Pero el consejero guardó una carta bajo la manga: UGT llevaba ya varios meses negociando por su cuenta la adquisición de cerca de la mitad de los terrenos afectados. ¿Razones? La cooperativa PSV, que había conseguido captar en una única campaña de publicidad a 18.500 peticionarios de vivienda, temía que el proyecto se paralizara. Había muchas posibilidades: falta de acuerdo entre la Comunidad y los propietarios, enfrentamiento entre el Gobierno regional y el Ayuntamiento por la aprobación del planeamiento...

Para UGT, además, la promoción de Valdebernardo es vital. Significaría el lanzamiento definitivo de su cooperativa hacia el primer lugar en la lista de promotores de vivienda social.

El Gobierno regional puso ciertos reparos a la intromisión del sindicato socialista: temía las críticas de clientelismo. Pero pesaron más las nubes negras que amenazaban el proyecto, y Eduardo Mangada dio finalmente su visto bueno.

Hace una semana se anunció que había "un acercamiento de posturas con la propiedad". Las claves de la jugada quedaron en secreto: la compra de estas parcelas por parte de UGT puede frustrar la posibilidad de que el 60% de los propietarios afectados (mínimo que exige la ley de suelo) constituyan una junta de compensación y logren paralizar la expropiación.

Sin embargo, el conflicto existente en torno a la titularidad de los terrenos del polígono puede complicar nuevamente la operación. La asociación de propietarios de Valdebernardo dice tener en sus manos más del 90% de los terrenos. Al mismo tiempo, la sociedad Sitio de Pymar afirma que tiene en su poder desde 1988 unas opciones de compra de cerca del 50% de la propiedad.

Carlos Sotos, director gerente de PSV, asegura haber mantenido contactos con ambas partes. "Se han comprado los derechos de propiedad suscritos a favor de Pymar e incluso se ha fijado ya una reunión con los propietarios para determinar cuándo se escrituran los terrenos y en qué condiciones económicas".

1.260 pesetas por metro

Sotos no precisó el dinero que va a pagar el sindicato, superior en cualquier caso a las 1.260 pesetas por metro cuadrado fijadas en el proyecto de exproplación. Tampoco adelantó las compensaciones en edificación que recibirá PSV si sé cierra finalmente la compra y la Comunidad de Madrid lleva adelante la expropiación. "No estamos dispuestos a permitir operaciones para bajar el listón de las viviendas sociales en la zona", afirmó Sotos. "Por eso decidimos intervenir en cuanto vimos que peligraba la operación; no hay ningún fin especulativo en esto". El director gerente de PSV afirmó estar "seriamente preocupado" por la postura del Ayuntamiento, que decidirá en septiembre si da su visto bueno al proyecto de la Comunidad.

Según el concejal de Obras Públicas, el popular Enrique Villoria, "la Comunidad se ha precipitado. El tema es muy complejo y se ha enrarecido. Quizás haya que revisar el expediente desde el principio".

Antonio Sancho, presidente de la asociación de propietarios de Valdebernardo, opina algo parecido. "La Comunidad ha huido hacia adelante y ha lanzado el proyecto sin que haya acuerdo. Nunca han hablado con nosotros. Tenemos presentados recursos contra la expropiación porque se están avasallando los derechos de la propiedad. Nuestro interlocutor seguirá siendo el Ayuntamiento porque la Comunidad está invadiendo sus competencias".

Sancho reconoce que han habido contactos con la cooperativa de UGT: "Sí, PSV ha intentado comprar terrenos, pero ningún propietario ha accedido de momento a venderles".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 05 de agosto de 1989.