De la leche a los automóviles

Blas Herrero, un joven empresario de 40 años, casado y padre de dos hijos, siempre ha negado tener vinculaciones económicas y políticas con el PSOE de Asturias. Amigo personal de algunos consejeros del Gobierno socialista regional, se le ha llegado a calificar como el "Sarasola asturiano" en algunos medios periodísticos y empresariales asturianos.De origen humilde y campesino, su padre fue celador, se inició en los negocios con la venta domiciliaria de leche fresca, iniciada por sus padres. Hoy, Herrero es el nexo de un grupo empresarial formado por 14 pequeñas y medianas sociedades en sectores como el lácteo, inmobiliario, transporte, comercio exterior y venta de automóviles. En 1987 se propuso crear otras 10 empresas y alcanzar en 1989 una facturación de 8.000 millones de pesetas.

Más información

El sector lácteo ha sido el eje de su actividad desde que en 1949 la familia inició el reparto de leche a domicilio. En 1968 crearon una pequeña fábrica de queso y una planta de envasado de leche que en 1971 fue obligada a cerrar por presión, según su versión, de las centrales lecheras, pese a disponer de todos los permisos pertinentes. El año pasado creó con la empresa pública Lactaria Española (LESA), del grupo Endiasa, la sociedad mixta Lácteas Reunidas Asturianas para el tratamiento y envasado de leche con la marca Ram.

En colaboración con la Sociedad Regional del Principado (SRP) constituyó la sociedad Casino de Reconquista, SA, que presentó en el Ministerio del Interior cuatro solicitudes para instalar un casino de juego en Oviedo. El concurso fue declarado desierto.

Herrero es propietario de los concesionarios de Opel (General Motors) en Gijón y Avilés y de una sociedad de comercio exterior (Tradingbank) con actividades en Madrid y Asturias, fundamentalmente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0002, 02 de agosto de 1989.

Lo más visto en...

Top 50