Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Transportes descarta el trazado alternativo del tren de alta velocidad por el este de Madrid

El Ministerio de Transportes ha descartado los trazados alternativos por el este de la región de la línea del tren de alta velocidad (TAV) Madrid-Barcelona, según informaron fuentes del citado departamento a Europa Press. Las mismas fuentes señalaron que la línea férrea atravesará finalmente la sierra de Madrid, aunque puede sufrir ligeras variaciones "para disminuir el impacto ecológico". Ayer no fue posible hablar con el portavoz del Ministerio de Transportes para que confirmara oficialmente esta noticia.

A la salida norte se oponen frontalmente la Comunidad de Madrid y el Patrimonio Nacional -titular del Monte de El Pardo-, así como un nutrido número de ayuntamientos de la zona y de asociaciones ecologistas. Jesús Morón, viceconsejero de Política Territorial, declaró ayer que no ha recibido ninguna comunicación oficial al respecto por parte del Ministerio de Transportes. "Nuestra información es que se sigue trabajando en las alternativas", señaló.

Las razones económicas parecen haber inclinado definitivamente la balanza. La salida norte, propuesta a principios de año por el Ministerio de Transportes, supone un ahorro de unos 100.000 millones de pesetas con respecto a las alternativas del este, que obligarían a construir más kilómetros de vía.

La futura línea atravesará una parte del monte de El Pardo y partirá en dos el parque regional del Manzanares. El primer tramo de la vía llegará al límite de Madrid con Segovia y, una vez allí, se desdoblará en dos brazos: uno llegará hasta Barcelona y el otro conectará con Valladolid y con el noroeste de España.

El presupuesto global de la línea Madrid-Barcelona, que estará acabada en unos seis años, es de 400.000 millones de pesetas. El Ministerio de Transportes tiene ya muy avanzados los proyectos y pretende iniciar las expropiaciones en 1990.

Impacto ambiental

Desde el primer momento, la Comunidad de Madrid se opuso frontalmente al proyecto por su impacto sobre el medio ambiente y sobre la red de cercanía. El Gobierno regional lleva cinco meses esperando una respuesta oficial a los tres itinerarios alternativos que propuso por las vegas de los ríos Jarama y Henares. Renfe también elaboró otra propuesta para desviar la línea por el este. Carlos de la Mata, delegado del Patrimonio Nacional en El Pardo, señaló ayer que el citado organismo ha elaborado un informe contrario al actual trazado del tren de alta velocidad, informa Juan Antonio Carbajo. "Aunque ecológicamente no sería tan desastroso, lo cierto es que se trata de un gran mordisco, afirmó De la Mata. Según el citado informe, el TAV pondría en peligro varias especies protegidas, como el buitre negro y el águila imperial, que anidan en esta la zona. El monte del Pardo, la mejor reserva ecológica de toda la región, ha aguantado contra viento y marea múltiples amenazas. Hasta ahora ha conseguido escapar de dos proyectos -la carretera de la sierra y el cuarto cinturón- que pusieron en peligro su integridad. Sólo el tren ha sido capaz en dos ocasiones (ferrocarril Madrid-Burgos en 1928 y ramales de Chamartín en 1963) de desplazar la valla que protege el monte. Si las cosas no cambian, ahora va la tercera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de julio de 1989

Más información

  • El Gobierno regional se opone a la 'salida norte'