La lista de espera telefónica toca techo, con 623.000 líneas pendientes de instalación

La lista de espera telefónica tocó techó el pasado mes de junio, alcanzando un total de 623.816 líneas. El dato contrasta ampliamente con el objetivo comprometido por la Administración, que apuntaba una lista de espera de 473.758 líneas al término del primer semestre de este año. En consecuencia, Telefónica no ha podido cumplir su Plan Especial de Actuación (PEA), presentado el pasado mes de septiembre por el antiguo titular de la compañía, Luis Solana, y respaldado por el ministro de Transportes, José Barrionuevo.

La evolución de la lista de espera es uno de los indicadores que mejor muestran el deterioro del servicio público telefónico durante los últimos años. El nuevo presidente de Telefónica, Cándido Velázquez-Gaztelu, quiso ayer dejar constancia "sin ningún tipo de maquillajes" de la evolución registrada a lo largo del primer semestre y su comparación con los objetivos programados por su antecesor en el cargo.Los datos presentados ayer por Telefónica ante la presencia del secretario general de Comunicaciones, José Luis Martín Palacín, muestran una desviación de casi el 32% respecto al objetivo anunciado de lista de espera para el mes de junio. El dato es más gráfico si se tiene en cuenta que durante este primer semestre la demanda neta no ha superado la previsión estimada en el Plan Especial de Actuaciones. El objetivo era de 578.560 líneas, y la demanda se ha situado en 572.074. En consecuencia, el incremento desproporcionado de la lista de espera se ha debido a una reducción drástica en el numero de líneas dado de alta, que debían haber alcanzado la cifra de 643.397 y sólo han llegado a 486.853.

Ante la elocuencia de los datos, Telefónica ha tenido que revisar el plan presentado en septiembre pasado con vistas al ejercicio actual de 1989. De esta forma, para el próximo mes de diciembre, el objetivo de lista de espera queda fijado en 495.089 líneas, frente a las 398.999 inicialmente previstas. La mejora en la efectividad y calidad de las llamadas, así como la extension del servicio telefónico rural, no constituyen argumentos válidos para el optimismo. Cándido Velázquez-Gaztelu no tuvo pudor a la hora de reconocer la situación: "Que nadie se llame a engaño. No se pueden esperar resultados espectaculares a corto plazo", dijo.

Correos

El director general de Correos, Juan José Melero, presentó también los datos correspondientes al primer semestre, en el que se ha conseguido que un 85% de la correspondencia de primera categoría sea entregada en destino dentro de las 48 horas siguientes a su recepción.

Martín Palacín añadió que el nuevo objetivo es entregar en un día lo que ahora se entrega en dos. No obstante, los medios actuales de transporte no permiten mejoras adicionales, por lo que la Administración ha decidido restablecer el transporte aéreo nocturno, que volverá a funcionar en noviembre. Ello supondrá que a los tres meses, un 75% de la correspondencia pueda ser entregada en 24 horas, según precisó el secretario general de Comunicaciones.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS