Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL AZOTE DE LA DROGA

Los fallecimientos, por consumo de heroína en España crecieron en un 70% en el semestre de 1989

Casi 180 personas, la mayoría jóvenes, han perdido la vida en los seis primeros meses de 1989 por culpa de la heroína. Un 70% más que las estadísticas de los fallecimientos registrados en igual período del año anterior a causa de esta droga. Las muertes se ajustan a un calendario -las estadísticas crecen en el verano- y a un mapa -Madrid y Barcelona absorben aproximadamente el 75% de estos óbitos-. Las víctimas de esta droga responden también a un retrato robot bien definido: hombre joven, habitante de una gran ciudad, que no llegó a cumplir los 27 años y que falleció un viernes de los meses de julio, agosto y septiembre. Murió en su domicilio o en la calle.

Luis B. P., de 28 años, fue encontrado muerto el pasado domingo en el piso de un amigo, en la calle Urano, en la localidad barcelonesa de Badalona. Es posiblemente el último nombre en la relación de víctimas que se ha cobrado la heroína en lo que va de año. Más de 177 personas han muerto en los primeros seis meses de 1989 en toda España como consecuencia de la reacción aguda motivada por esta droga. Estas trágicas cifras suponen un espectacular incremento -en torno al 70%- con respecto al mismo período de 1988, que registró 104 fallecimientos.

El número de fallecidos hasta el 30 de junio puede ser incluso superior a 177, ya que posiblemente alguna jefatura de policía no ha aportado las estadísticas del pasado mes de junio a la Administración, según manifiesta Santiago de Torres, vocal asesor del la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas.A la cifra negra de 177 muertos -facilitada por el Servicio Central de Estupefacientes de la Policía- hay que sumar los óbitos producidos en los primeros díez días de este trimestre veraniego, período en que se registra el mayor número de fallecimientos anuales. Sólo entre los meses de julio, agosto y septiembre de 1988 se contabilizó un centenar de muertes de las 272 registradas a lo largo de ese año.

Aunque no se conoce con exactitud las víctimas de la heroína en los primeros días de julio, basta la lectura de la Prensa en Madrid o Barcelona -ciudades donde se registran aproximadamente el 75% de los muertos por esta droga- para descubrir a diario el cada vez mas rápido goteo de iniciales, que esconden la identidad de un nuevo fallecido. Por ejemplo, en Barcelona y su provincia, noventa personas han perdido la vida por sobredosis en lo que va de año, informa Anna Galcerán.

El termómetro mensual de muertes por sobredosis en todaEspaña sigue una evolución fluctuante: un total de 30 personas murieron el pasado mes de enero, 28 fallecieron en febrero, 18 en marzo, 22 en abril, 45 en mayo y 34 en junio. El incremento respecto a 1988 es sustancial: si en el primer trimestre de 1988 perdieron la vida 57 personas, en el de este año hubo 19 óbitos más, exactamente 76. Si la primavera pasada se cobró 47 victirnas, la de 1989 dobló la cifra: nada menos que 101 muertos.Santiago de Torres, vocal asesor de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, cree que la tendencia de mortalidad creciente se mantendrá posiblemente durante los próximos dos años o tres años.Trágica herencia

"Estamos viviendo las consecuencias de lo que ocurrió hace seis o siete años, cuando se empezó a consumir heroína masivamente en España. Las víctimas de hoy son los que empezaron entonces", dice. "Este fenómeno comenzó en Europa hace seis o siete años y sus consecuencias, reflejadas en la mortalidad, terminarán también antes en el continente que en este país. Solamente uno de cada cinco fallecidos acudió a pedir ayuda, por lo que es fundamental trasmitir el mensaje de que se acuda al sistema asistencial", dice De Torres.

"Se producen unas 6.000 desintoxicaciones al año en España y se consiguen períodos de abstinencia cada vez más largos. Además, hay un contingente de personas que a partir de los seis o siete años de consumo, abandona las drogas", concluye.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de julio de 1989

Más información

  • Las provincias de Madrid y Barcelona registraron cerca del 75% de los óbitos