Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obiang pide a la oposición guineana que regrese y colabore en la reconstrucción

Guinea Ecuatorial "se encamina hacia un futuro positivo tanto en el terreno económico como social", afirmó ayer el presidente, Teodoro Obiang Nguema, al analizar las elecciones del pasado domingo, en las que, como único candidato del único partido legal en la ex colonia española, se daba por seguro que logró el 99% de los votos y se aseguró otro mandato de siete años. El presidente pidió a la oposición que regrese al país y colabore en la reconstrucción nacional.

Obiang Nguema aseguró que las relaciones con España son ahora "normales", gracias a su visita oficial a Madrid, el pasado mes de febrero, en la que "se pudo disipar todas las diferencias del el pasado". El perdón por parte de España de un tercio de la deuda de Guinea Ecuatorial marcó la visita que, según el presidente, abrió el camino a la "reconciliación".El presidente, no obstante, se quejó del retraso que arrastra "la materialización del nuevo plan marco", el segundo que elabora España. El modelo de dicho plan, que establecerá las áreas de interés para la cooperación, así como su distribución, constituye la válvula reguladora de los 2.000 millones de pesetas que, por ejemplo, este año tiene previsto destinar a su ex colonia.

En esta nueva edición, la elaboración del plan ha sido encargada a un equipo de consultores procedente del departamento de Economía de la universidad de Barcelona. "Están llegando los funcionarios que van a materializar ese plan, pero todavía no se ha visto nada", dijo Obiang al respecto.

"España", admitió el presidente, "es la nación que más ha contribuido al desarollo de Guinea Ecuatorial". "Sin embargo", añadió, "hay mucho que hablar de esa cooperación", y reiteró las acusaciones de que la corrupción, "de la que tanto se ha comentado en relación con Guinea, se ha potenciado más en la parte española. Se ha pretendido achacar esa corrupción a la parte guineana que prácticamente no sabe nada de la corrupción", dijo al añadir que no culpa al Gobierno español "sino a los funcionarios que canalizan esa cooperación".

Obiang declaró que era "la primera noticia" que tenía ante una pregunta relacionada con dos incidentes que en la última semana aumentaron el malestar entre Madrid y Malabo: la restricciones al movimiento de vehículos diplomáticos extranjeros -que los cooperantes aseguran que se aplicaron sólo a España- y la negativa de permiso de aterrizaje, el día 22, a un Hércules que sobrevolaba Malabo para reunirse con las fuerzas militares españolas que participan en el plan de paz de la ONU para Namibia.

El presidente dijo de las elecciones del domingo que fueron "un ensayo de democracia", que comparó con la perestroika de Gorbachov, y rechazó la idea de una democracia a la occidental, con pluripartidismo. También reiteró su invitación a la oposición guincana en el exterior a que regrese.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de junio de 1989