Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renfe suspende la negociación del convenio hasta que se recobre la normalidad

El comité de dirección de Renfe decidió en la tarde de ayer suspender las negociaciones con el comité de empresa sobre el convenio colectivo hasta que se den las condiciones de normalidad, que la empresa considera perturbadas "por la situación de violencia, actos de sabotaje y agresión a los viajeros".

La dirección de Renfe, a través de un comunicado difundido anoche, asegura que la decisión de suspender las negociaciones ha sido ampliamente analizada y que la ha tomado después de comprobar la inutilidad de los esfuerzos negociadores de la empresa para poner fin a un conflicto que ha producido a la compañía más de 4.000 millones de pesetas en pérdidas.El comité, por su parte, asegura que tales esfuerzos negociadores por parte de la dirección no existen, ya que la última reunión oficial de la mesa del convenio tuvo lugar el 30 de mayo pasado, aunque posteriormente han existido contactos informales.

La empresa argumenta para suspender el diálogo "el clima de violencia, los actos de sabotaje y las agresiones a los viajeros", mientras que los representantes sindicales aseguran que, en el único incidente donde se registró violencia, la víctima fue un trabajador de los talleres de Villaverde que sufrió contusiones en un enfrentamiento con usuarios del ferrocarril. Ese trabajador ha sido expedientado por haber participado en un piquete.

En cuanto a los paros parciales, que ayer prosiguieron, la participación fue del 90% de la plantilla en cada turno, según evaluaciones de los sindicatos, y del 10%, a juicio de la dirección de la empresa.

En Trasmediterránea, la negociación del convenio se cerrará con un incremento salarial del 5,5%, más un 0,5% de productividad, si los trabajadores aceptan el preacuerdo alcanzado por el comité de empresa y la dirección. Durante las negociaciones, la dirección ha convertido en fijos los contratos de 30 trabajadores eventuales.

El documento fija un período máximo de embarque de 90 días, una solución intermedia con la que se salda uno de los puntos más conflictivos en la negociación. El período de vacaciones se dividirá ahora en cinco fases durante los dos años de vigencia del convenio, frente a los seis que pedían los sindicatos y los cuatro que hasta ahora existían.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de junio de 1989