Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EUROPEAS

El Gobierno oculta medio año sondeos electorales mensuales amparado en una norma legal inexistente

, El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) realiza mensualmente -ex directivos del CIS explican que la cifra es mayor en campaña- un sondeo electoral que envía al Gobierno -concretamente, al vicepresidente Alfonso Guerra-, según fuentes oficiales. Asimismo, el CIS envía al vicepresidente, cuyo gabinete declinó comentar la noticia, las demás encuestas sobre otros temas que realiza cada semana, que siempre interrogan sobre intención de voto. El pasado 26 de abril, Virgilio Zapatero, ministro de Relaciones con las Cortes, de quien depende el CIS, anunció al Congreso su intención de revisar la orden de 1978 que supuestamente impide difundir los sondeos del CIS antes de seis meses. Este texto, sin embargo, no fija limitación temporal alguna.

El director del CIS, Luis Rodríguez Zúñiga, dice ignorar qué norma impide difundir los sondeos de este organismo antes de seis meses, pero sí explica que la heredó de UCD y remite a sus antecesores centristas para localizarla. El pasado 26 de abril Miguel Martínez Cuadrado, diputado del CDS, interpeló al ministro de Relaciones con las Cortes, de quien depende el CIS, por la congelación de los sondeos del centro, para lo que pidió revisar la orden "preconstitucional" de Presidencia del Gobierno de 13 de diciembre de 1978, que regula el acceso al banco de datos de esa dirección general.Virgillo Zapatero replicó: "La orden del 13 de diciembre, que dictó el Gobierno de UCD, está vigente. ¿La podemos revisar? La podemos revisar. Terminado todo el proceso de informatización del CIS, habrá que articular un nuevo mecanismo, adecuado a las tecnologías para el acceso de los ciudadanos y de los grupos parlamentarios. Si da resultado este plan de informatización, el período de carencia se puede reducir considerablemente".

Sin embargo, esa orden no fija ningún periodo de carencia o congelación de los sondeos."Lo de la orden que impide dar sondeos antes de seis meses se lo ha inventado el PSOE. En UCD no la creamos, aunque, de hecho, sí congelábamos sondeos electorales o delicados. No entiendo esta invención. No debe avergonzarles decir que no los dan porque porque no tienen obligación ni ganas", replica un ex directivo del CIS con UCD. Fuentes con responsabilidad en el CIS bajo el mandato socialista admiten que tal norma para congelar sondeos no existe, y se trata de una mera "costumbre o convención heredada de UCD".

Anuncio del ministro

Zapatero hizo el siguiente anuncio ante el Congreso: "Para una consulta más rápida e inmediata [del banco de datos del CIS] es preciso un plan de informatización, que está en marcha pero he dado instrucciones de que se acelere y termine a ser posible en este año. El resultado será el pleno acceso a estas bases, que además podrá ser inmediato, tras la finalización de la investigación de que se trate".Fuentes próximas al CIS reiteran que, aunque el tiempo de acceso al público se acorte, nada impedirá que el Gobierno siga conociendo antes los sondeos.

El socialista Luis Rodríguez Zúñiga, director general del CIS, justifica así los seis meses de demora en la difusión de los sondeos: "Una vez que se ha hecho la labor de campo, yo me encargo de depurar los errores. Eso lleva de tres a seis meses. Cuando estoy seguro de que los resultados son fiables y que no hay incorrecciones, entrego la encuesta a mi ministro (Virgilio Zapatero) y una copia la introduzco en el banco de datos del CIS, al que tiene acceso todo el mundo", explica Rodríguez-Zúñiga. El pasado año todo el mundo fueron 200 universitarios.

El director del CIS asegura que aunque su ministro o el vicepresidente le urgieran a entregar los sondeos sin esperar meses de depuración no los entregaría. "No se los daría porque me importa la exactitud. Pero no me lo piden. Son muy pacientes. Cuando el Gobierno o Rosa Conde dicen que no tienen datos inmediatos, es verdad", añade. "La complejidad de depurar errores y no la norma heredada de UCD es lo que impide difundir las encuestas antes de seis meses", explica este alto cargo.Por el contrario, otras personas con acceso al CIS explican que Presidencia del Gobierno recibe los datos de las encuestas en cuanto éstas están procesadas y tabuladas, es decir, a las cuatro o cinco semanas de su inicio. Cualificadas fuentes de la oficina del Portavoz del Gobierno corroboran la sospecha vertida por un ex directivo del CIS de que el receptor de toda esta información es el vicepresidente, Alfonso Guerra."En el ministerio del Portavoz del Gobierno no se reciben los sondeos del CIS. Aquí lo que se oye es que van al vicepresidente", indica un alto funcionario de ese departamento. El PAÍS recabó ayer la versión de Rafael Delgado, jefe del gabinete del vicepresidente. Su secretaria, minutos después de inquirir sobre el motivo de la consulta de este redactor, manifestó: "No se lo he podido decir porque se metía en una reunión". Preguntada sobre qué otra persona del entorno del vicepresidente podría informar sobre la recepción de estos sondeos agregó: "Lo siento. No le puedo informar. Ni idea".Manuel Justel, director de programas y estudios del CDS,que dejó hace dos años el CIS, niega que este organismo ose retrasar la entrega de encuestas al Ejecutivo. "Eso no es cierto. Se pasan de inmediato al Gobierno y, en concreto, al vicepresidente. En ocasiones, se preparan en 24 horas si hay un debate del estado de la nación".Fuentes próximas al CIS corroboran que Virgilio Zapatero recibe el sondeo seis meses después, cuando va introducirse en el banco de datos.

Mayor transparencia

Anteriores responsables del CIS estiman que, pese al uso partidista de esta dirección general, toda alternativa sería peor: "Si se adscribe el CIS al Congreso, empezaría a languidecer por las tensiones entre partidos y no haría nada. Y si desaparece, Presidencia, como en otros países europeos, encargaría las encuestas y no sabríamos cuánto gasta".Rodríguez Zúñiga atribuye la "obsesión" de los partidos por los sondeos electorales del CIS al temor a un súbito descalabro como el de UCD, algo que cree irrepetible porque "el espectro electoral es muy estable". Fuentes próximas al CIS minimizan el valor de este "secuestro de los sondeos", como lo califica el CDS, pero sí destacan que es importante, semana tras semana, "despejar la incertidumbre de que no hay cambio en la intención de voto". "Conocer una magnífica monografia de la intención de voto de 1986 en 1987 puede recrear mí espíritu pero hubiese preferido conocerla antes de las elecciones", ironiza Martínez Cuadrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de junio de 1989

Más información

  • El CIS interroga semanalmente sobre intención de voto en las demás encuestas