Cogida grave de José Luis Parada en Barcelona

José Luis Parada sufrió una cogida grave cuando toreaba de muleta a su primer toro en el festejo celebrado ayer en Barcelona. El toro, de Carmen Camacho, estaba inválido -como toda la corrida- y el diestro lo muleteaba con mimo cuando, al iniciar un pase de pecho, se produjo el percance.Sufre dos cornadas, una penetrante en el abdomen con orificio de entrada en la región inguinal izquierda, que produce unos 15 centímetros de desgarro en la pared abdominal, con evisceración del intestino grueso, y que por su cara posterior produce desgarro del músculo ilíaco. Otra cornada que produce desgarro en el escroto.

Los tres toros de Parada hubo de matarlos el sobresaliente, José Lara, que estuvo muy voluntarioso y tuvo, respectivamente, silencio, vuelta al ruedo y silencio.

Julio Aparicio lidió tres novillos de Torrestrella, inválidos, con los que desgranó su arte, que es inconmensurable. De torear así algún día ante reses de verdad, si es que aspira a ser torero, llegará muy lejos.

Mansada en Sevilla

En la Maestranza de Sevilla se lidiaron ayer novillos del conde de la Maza, mansísimos, excepto el primero, informa Gonzalo Argote. Antonio Vázquez tuvo silencio en su lote, César Pérez silencio y un aviso en cada uno de sus novillos y José Manuel Alcalareño palmas y silencio.El tercer novillo tardó cinco minutos en salir del toril y no embestía, a pesar de que Alcalareño lo estuvo citando desde la misma puerta y de que le agitaban un trapo rojo desde la meseta de toriles. El cuarto se tumbó en plena faena de muleta, y hubo de matarlo el puntillero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de junio de 1989.