Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CHINA HIERVE

"Basta ya de nepotismo"

B. E., La figura de Mao Zedong apareció ayer por primera vez desde el estallido de la protesta estudiantil hace más de un mes. Un grupo de ferroviarios decidió salir a la calle portando un retrato del Gran Timonel. "Mao era el sol y Deng Xiaoping, es la luna. Mao era el único que podía dominar a Deng. Hoy le echo de menos", cuenta uno de los trabajadores. Sin embargó, el hombre que gobernó este inmenso país durante 27 años está casi olvidado. Sólo queda un retrato suyo colgado a la entrada de la Ciudad Prohibida a modo de testigo mudo de la crisis.

No sucede igual con la figura de quien fue su primer ministro, Zhou Enlai. "Sigamos el ejemplo de Zhou", es el mensaje de los estudiantes. Ayer y el martes se paseaban entre ovaciones varias personas llevando fotografías del estrecho colaborador de Mao fallecido en enero de 1976, ocho meses antes de que lo hiciera Zhou. La figura de Zhou Enlai se identifica todavía con la de la honradez, algo que parece no abundar en demasía actualmente en China. Muchas personas opinan que sólo el recientemente fallecido ex secretario general del partido, Hu Yaobang, tenía el mismo celo por la honradez que Zhou. Y recuerdan que tal vez por ello fue destituido del cargo en enero de 1987.

Los ataques de la población apuntan siempre hacia Deng Pufang, el hijo paralítico de Deng Xiaoping, del que se dice que ha hecho una gran fortuna a través de una compañía de beneficencia que se aprovecha de su nombre para hacer múltiples negocios fuera y dentro de China.

Zhao Doijun, hijo del secretario general del partido, Zhao Ziyang, ocupa un alto cargo de responsabilidad en la .isla de Hainan, una de las denominadas "zonas económicas especiales", que disfruta de grandes privilegios comerciales. Y familiares del actual presidente de la República, Yang Shangkun, se han enriquecido con la venta de armas. "Basta ya de nepotismo", decía ayer un joven obrero de la compañía de transportes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de mayo de 1989