Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cristine Spengler

reportera de guerra francesa, ha retomado un cabo suelto de su infancia. Desde que en 1970, y con motivo de la guerra de El Chad, descubriera su verdadera vocación de periodista-fotógrafa, Cristine Spengler ha recorrido casi todos los frentes en el mundo para dar testimonio gráfico y escrito de la lucha de muchos pueblos por la vida y la crueldad de la muerte a la que tienen que encararse. Estos días, en el Mercado Puerta de Toledo, de Madrid, esta mujer francesa, que vivió parte de su adolescencia en España, redescubre con una exposición titulada Toreros, toreros a Pimpi y Enrique, a picadores, banderilleros y cupletistas. Son los toreros que se enfrentan periódicamente a la muerte, como ella en los frentes de guerra. Las fotos, de tamaño mayor que el natural -y algunas de ellas publicadas en su día en el suplemento dominical de EL PAÍS-, muestran, junto a los toreros de hace años, a Espartaco, Joselito, Ortega Cano y Rafael de Paula, entre otras figuras de hoy día.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de mayo de 1989