Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Movilla fue designado presidente del Tribunal Superior de Cantabria en la novena votación

El magistrado Claudio Movilla Álvarez, de 58 años, fue designado ayer presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria en la novena votación del pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), después de dos sesiones en las que este candidato no logró alcanzar el mínimo de 11 votos necesarios, sobre un total de 20 consejeros asistentes. La elección de Movilla refuerza el carácter progresista de la mayoría de los 17 presidentes de tribunales superiores designados.

Tras la sesión del pleno del Consejo celebrada en la mañana del miércoles, en la que resultaron designados los presidentes de los 17 tribunales superiores de justicia, excepto el de Cantabria, la comisión de calificación propuso al pleno una nueva terna, en la que se sustituyó a Jesús Porras por Francisco Sánchez Pego. Como ocurrió en la sesión de la mañana, las cuatro votaciones del pleno extraordinario celebrado en la noche del miércoles tampoco lograron el mínimo de 11 votos requeridos.En la primera votación Movilla tuvo nueve votos; José Luis Gil Sáez, 10; Sánchez Pego, uno, y hubo un voto en blanco. En la segunda, para la que sólo se podía votar a los dos primeros, Movilla tuvo 10 votos; Gil Sáez, nueve, y hubo uno en blanco, resultado que se repitió en la tercera votación. La cuarta y última de esa sesión registró un empate a 10 votos entre Movilla y Gil Sáez. La comisión de calificación presentó ayer una nueva terna, en la que fue sustituido Sánchez Pego por Alfredo de Gorostegui. En la primera votación resultó elegido Claudio Movilla, con 11 votos. Los restantes se distribuyeron así: seis para Gil Sáez, dos para Goróstegui y uno en blanco.

El portavoz del CGPJ, José Luis Calvo, aseguró que en las deliberaciones previas a la votación nunca se puso en duda la legitimación de ningún candidato, ni esgrimió ningún consejero la argumentación utilizada por la Asociación Profesional de la Magistratura en su recurso contra la designación de Movilla como presidente de audiencia territorial, con fundamento en su procedencia de la carrera fiscal y su adscripción a lo contencioso-administrativo.

Trayectoria izquierdista

Según Calvo, todos los consejeros asumieron el criterio del Tribunal Supremo sobre el carácter "jurídicamente irreprochable" del nombramiento de Movilla. En todo caso, según otras fuentes del CGPJ, la trayectoria de Movilla y su pertenencia al sector más izquierdista de Jueces para la Democracia estuvo presente para algunos de los votantes adversos. Movilla declaró ayer a EL PAÍS: "Me hubiera gustado un mayor consenso en mi designación". Por lo demás, expresó el "gran aliciente" que para él significa la puesta en marcha del tribunal, en una región como Cantabria en la que pasó nueve años de su vida.Por otra parte, según informa desde Sevilla Enrique Chueca Claudio Movilla conmocionó el mundo judicial andaluz nada más llegar a la Audiencia Territorial de Sevilla, en marzo de 1987. "En cuestión de libertades estoy a la izquierda del PSOE", aseguró días después de tomar posesión del cargo. Luego afirmó que "la Justicia y el Ministerio de Justicia son un chachondeo", sosteniendo así la frase lanzada por Pedro Pacheco, alcalde de Jerez de la Frontera (Cádiz), en su contencioso con el cantante Bertín Osborne. Para Movilla, la reacción de la asociación judicial conservadora contra su nombra miento se debió a "motivos políticos y eso no debe ocultarse" dijo.

Durante su mandato, Movilla ha denfendido la causa jornalera andaluza. En su opinión, el latifundismo andaluz "sigue siendo un problema para un hombre de izquierda como yo". Calificó de "reprochable y preocupante" el juicio por aborto del caso Los Naranjos y sobre las grandes operaciones policiales antidroga aseguró: "No sirven absolutamente para nada".

Auger, satisfecho

Por otra parte, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Clemente Auger, expresó ayer su satisfacción a EL PAÍS por el alto consenso logrado por su candidatura, que obtuvo 18 votos. Afirmó que su designación coincide con "buenas perspectivas para la justicia en Madrid, en donde vamos a contar con edificios adecuados, además del impulso que significará asumir las antiguas funciones del Tribunal Central de Trabajo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de mayo de 1989

Más información

  • El Consejo General del Poder Judicial refuerza el perfil progresista de los 17 elegidos