El partido comunista polaco busca la consolidación ante las elecciones de junio

Los exponentes del ala reformista del partido comunista polaco (POUP) han tratado durante los últimos dos días de utilizar la conferencia nacional para consolidar sus filas y lograr una mayor movilización de su organización con vistas a las elecciones legislativas que van a celebrarse el próximo día 4 de junio y en las que por primera vez desde 1947 participará la oposición política.

La conferencia nacional del partido, celebrada a casi tres años del X Congreso del POUP, debería haber servido, en teoría, para examinar la realización de las decisiones de éste. No obstante, los debates se han centrado en la nueva situación del partido en un sistema pluralista y, más concretamente, en las próximas elecciones legislativas. En la nueva Asamblea Nacional el partido tendrá garantizado tan sólo un 40% de escaños en la Cámara baja del Parlamento y no dispondrá de ningún mínimo asegurado en el Senado, por lo cual se verá obligado a emprender una verdadera lucha electoral, situación a la que no está ni acostumbrado ni parece estar preparado. La conferencia aprobó asimismo la declaración electoral del partido.En el discurso de clausura de la conferencia, el general Wojciech Jaruzelski señaló que "el partido ha reafirmado una vez mas la voluntad de profundizar las reformas", y minimizó las diferencias de opiniones que se han patentizado durante los debates. "Los tiempos de monolito artificial han acabado", dijo Jaruzelsk¡, pero exhortó a los miembros del partido a cerrar sus filas ante las elecciones, que van a suponer "una de las más duras pruebas políticas en la historia del POUP", y advirtió que "hay límites que no se pueden rebasar y detrás de los cuales termina la identidad. del partido". "Estos límites deben observarse especialmente durante la campaña electoral", reiteró Jaruzelski.

Durante la conferencia, la unidad del POUP en la que insistió tanto su primer secretario fue sometida en varias ocasiones a duras pruebas. Una de las más espectaculares contiendas entre los duros y los reformistas fue la declaración de condena del período estalinista en que, según uno de los secretarios del Comité Central, "el partido da garantías de no recurrir nunca más a tales métodos".

Según el jefe del partido, el programa electoral del PIDUP se basa en la garantía de la seguridad nacional, las alianzas y en la política de paz. Según el general Jaruzelski, el partido aspira asimismo a la "democracia socialista" y a la sociedad civil.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS