Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muerte de un organillero

Antonio Manrique, el Pichi, uno de los últimos organilleros que quedaban en Madrid, animador habitual de festejos castizos, falleció el 19 de febrero, después de una larga enfermedad. La tertulia castiza El Alma de Madrid celebrará un funeral en su memoria, mañana, a las 19.30 horas, en la iglesia de la Paloma.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de febrero de 1989