Indignación en Italia ante la absolución de Delle Chiaie por el atentado de Piazza Fontana

La sentencia de absolución plena del neofascista Stefano Delle Chiaie, dictada por el Tribunal de Catanzaro en el sexto proceso sobre la matanza de Piazza Fontana de Milán, ha provocado en la opinión pública italiana la amarga convicción de que nunca se podrá ya conocer a los verdaderos culpables de los 20 años de terrorismo negro y rojo que han ensangrentado este país.Los familiares de las víctimas de Piazza Fontana -12 muertos y cientos de heridos, como resultado de la explosión de una bomba en el Banco de la Agricultura de Milán, el 12 de diciembre de 1969- manifestaron ayer toda su rabia e indignación: "Nos sentimos humillados", han afirmado.

"Es una burla. Una indecencia". Y lo que quizá les ha enfurecido más es la declaración de uno de los abogados de la Banca Nazionale della Agricultura de Milán, Claudio Gargiulo, que ha afirmado: "Se cierra definitivamente un caso. Así nadie volverá a tratar el tema. Después de 20 años, todos estamos ya cansados de seguir hablando de ello".

La impresión que existe a raíz de la absolución de un personaje como Delle Chiaie, fundador del grupo neofascista Ordine Nuovo, es que nunca se podrá saber nada sobre otros grandes atentados de los últimos 20 años, porque toda la verdad está escondida en ese muro del secreto de Estado que ha impedido a los magistrados más valientes y preparados poner las manos sobre los verdaderos culpables.

En un país como éste, en el que no ha habido recambio político y donde siguen en el poder los mismos personajes desde hace 40 años, la magistratura se siente impotente para poder indagar a fondo. De ahí el que los mismos familiares de las víctimas se indignen, no tanto contra los jueces como contra los políticos que les impiden juzgar con elementos objetivos.

Los verdaderos responsables, cómplices o ejecutores materiales, de tantos delitos se sienten hoy tranquilos y protegidos. El mismo Delle Chiaie, al salir a la calle, ha confesado que sigue siendo, y más que nunca, "fascista", y que no piensa retirarse de la vida política. Más aún, ha anunciado que ahora escribirá un libro para contar "toda la verdad".

En Palermo se abrió ayer, por otro lado, un nuevo maxiproceso contra la Mafia. De los más de 500 acusados, sin embargo, 400 están ya en libertad provisional, con permisos especiales o "enfermos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0021, 21 de febrero de 1989.

Lo más visto en...

Top 50