González y Kohl comienzan hoy en Sevilla la quinta 'cumbre' bilateral con una visita a la Expo-92

El presidente Felipe González y el canciller de la RFA, Helmut Kohl, tras haber pasado un día entero pensando juntos en el coto de Doñana, inauguran esta tarde en Sevilla la quinta cumbre hispano-germana. González regresó un día antes de lo previsto de Caracas, sin firmar la declaración latinoamericana sobre la deuda, aparentemente para preparar de manera adecuada la reunión con Kohl, según dijeron en la Moncloa. El presidente del Gobierno español quiso que el primer acto de la cumbre sea una visita a la Expo 92 sevillana. Esta visita que González . y Kohl realizarán a comienzos de esta tarde será la primera oficial del jefe del Ejecutivo español a los terrenos -prácticamente inatacados- de la Exposición Universal.

Más información

El hecho de inaugurar esta cumbre con el representante del país más poderoso de Europa con una visita a la Expo 92, ha sido considerado por medios sevillanos como "muy significativos". La República Federal de Alemania ha prometido una participación "sustancial" en la Exposición Universal que conmemorará el quinto centenario del descubrimiento de América.Otra participación de Alemania Occidental en el 92, aunque de muy distinta índole, podría consistir en la venta o alquiler a España del satélite que retransmitirá los Juegos Olímpicos de Barcelona. Esta cuestión será abordada, de pasada, en esta reunión de dos países altamente comprometidos en la construcción de la unidad europea.

Será esta última semana, precisamente, la cuestión básica de los encuentros de hoy y mañana. El propio Helmut Kohl destacó recientemente los puntos que deben abordarse urgentemente durante la presidencia española de la Comunidad Europea, en la marcha hacia el mercado único.

Orden de prioridades

Tanto España como la República Federal de Alemania se muestran, de acuerdo en casi todo, especialmente frente a algunas tesis británicas, aunque el orden de prioridades sea distinto. La ampliación del espacio social europeo, por ejemplo, es cuestión más importante para los españoles que para los alemanes, preocupados sobre todo por la definición del proceso que llevará a la unidad monetaria.

No parece que de esta cumbre, tan celosamente preparada por González y Kohl, vayan a salir demasiadas cosas concretas. "Todo cuanto debía ponerse en marcha, está marchando. ya", comentó recientemente un alto funcionario de la Moncloa, generalmente encargado de preparar las reuniones bilaterales que España mantiene anualmente con la República Federal de Alemania, Italia, Francia y Portugal.

Bilateralmente, España busca métodos para atenuar su déficit comercial con la República Federal de Alemania, que asciende a más de 500.000 millones de pesetas, mientras Bonn sigue interesado en el mercado español, tino de los de más rápida expansión en Europa.

Prueba del interés común es el hecho de que Felipe González, desde su ascenso al poder en 1982, ha visitado, por unos motivos ti otros, la República Federal de Alemania todos los años; y tanto Kohl como, sobre todo, su ministro de Asuntos Exteriores, Hans Dietrich Genscher, han realizado en los últimos cinco años frecuente giras por España.

En la cumbre participarán además de González y Kohl, los ministros españoles de Asuntos Exteriores, Economía y Hacienda, Industria y Energía, portavoz del Gobierno y posiblemente el titular de Educación y Ciencia, además de los secretarios de Estado para la CE, de Cooperación Internacional y de Economía.

Por parte alemana vendrán Hans Dietrich Genscher; el ministro de Economía, Helmut Haussman; el de Investigación y Tecnología, Heinz Riesenhuber, y los secretarios de Estado de Hacienda y de Cuestiones Europeas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 04 de febrero de 1989.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50