Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

400 aspirantes se niegan a cavar un hoyo en un examen para peones

El Ayuntamiento de Cáceres se vio obligado el pasado miércoles a suspender el examen convocado para cubrir 35 plazas de peones, al negarse los casi 400 aspirantes a realizar el ejercicio práctico, por considerarlo "más propio de tiempos de Hitler".

El ejercicio, consistente en cavar un hoyo de un metro de ancho y de un metro y medio de profundidad, se decidió después de "mucho análisis", según el concejal de Urbanismo, José Lucio, porque "resulta bastante dificil programar las pruebas para peones".Previamente se había descartado que los jóvenes aspirantes "hicieran masa o criba de arena", por las dificultades de organización que representaba. Decidida finalmente la prueba, los responsables del Ayuntamiento colocaron 35 picos en el suelo.

Según José Lucio, "no dio tiempo a que se les explicara el ejercicio. No se trataba de dar la plaza al que picara más deprisa", sino al que después de haber ex traído la tierra presentara un hoyo "más perfilado, curioso y limpio". Unos cuatro jóvenes se adelantaron "y, muy exaltados, amenazaron con linchar a los de más si cogían el pico".

Los aspirantes decidieron que la plaza se adjudicase por méritos, circunstancia que, en opinión de los responsables del examen, ofrece un doble inconveniente: "Que siempre suelen trabajar los mismos y que puede haber, como si dijéramos, más recomendados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de enero de 1989

Más información

  • El Ayuntamiento de Cáceres convocó 35 plazas