Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La región de Nagorno-Karabaj pasa a depender directamente de Moscú

Las autoridades centrales soviéticas han utilizado las recientes enmiendas constitucionales para someter al control de Moscú la región de Nagorno-Karabaj y esquivar las competencias legales de Azerbaiyán sobre este territorio reclamado por la República de Armenia. Así se pone de manifiesto en el decreto del Presidium del Soviet Supremo de la URSS publicado ayer en la Prensa por el que se crea un comité especial, dirigido por Arkadi Volski, que asume plenos poderes sobre la controvertida región, de mayoría poblacional armenia, pero subordinada a Azerbaiyán desde 1923.

El comité, que tiene carácter temporal (sin especificar plazo), supone la disolución de los órganos de poder locales de Nagorno Karabaj, que formalmente sigue siendo parte de Azerbaiyán como región autónoma. El decreto del Kremlin lleva la firma de Mijail Gorbachov, presidente del Presidium del Soviet Supremo, y fue aprobado en una sesión especial celebrada el día 12 con dirigentes armenios y azerbaiyanos.Arkadi Volski, un funcionario del aparato del Comité Central, fue enviado a Nagorno Karabaj el pasado verano para hacer frente al conflicto que estalló virulentamente en febrero de 1988 y que se ha cobrado al menos 78 víctimas. mortales desde entonces en el Cáucaso. Las modificaciones constitucionales aprobadas en noviembre de 1988 prevén que él Presidium del Soviet Supremo pueda introducir formas especiales de Gobierno en territorios aislados en interés de la defensa soviética o la seguridad ciudadana.

La tensión en las relaciones entre nacionalidades, la necesidad de evitar que el conflicto se agrave y de estabilizar la región son los motivos indicados por el decreto para justificar una medida que, según observadores políticos, hace concesiones a la posición de Armenia. La subordinación de Nagorno Karabaj a Moscú, que entra en vigor el 20 de enero, había sido propuesta por diferentes sectores de la opinión pública soviética como una eventual solución del conflicto.

El jurista M. Piskotin, del Instituto de Estado y Derecho, alegaba ayer en Izvestia que la suspensión de algunas normas constitucionales y legales no es infrecuente en la práctica internacional. "La fórmula de una dirección presidencial temporal se utiliza desde hace tiempo en otros países", señalaba el jurista, para quien el decretó está destinado precisamente a "defender la democracia y a proteger a la población de Nagorno Karabaj de las intrigas de quienes agitan las querellas entre las nacionalidades". El decreto no especifica las relaciones entre el nuevo organismo y la estructura local del partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de enero de 1989