Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La socialista Clementina Ródenas accede a la alcaldía de Valencia gracias a la abstención del CDS

La socialista Clementina Ródenas, de 39 años, fue elegida ayer nueva alcaldesa de Valencia gracias a la abstención de los concejales del Centro Democrático y Social (CDS). Ródenas sustituye al también socialista Ricard Pérez Casado, alcalde de la ciudad desde el año 1979, que dimitió el pasado día 30 de diciembre. El grupo centrista decidió abstenerse y posibilitar así la continuidad de los socialistas en la alcaldía de Valencia, tras recibir de éstos garantías de que van a cumplirse las inversiones pedidas por el CDS.La crisis en la que ha estado sumido el Ayuntamiento de Valencia desde las elecciones del 10 de junio de 1987, en las que los socialistas perdieron la mayoría absoluta, tuvo su punto culminante a finales del pasado año con la dimisión de Pérez Casado, que fue alcalde desde el año 1979. Junto con Pérez Casado dimitió también el primer teniente de alcalde y delegado de Urbanismo, Fernando Puente.

Desde entonces la vida municipal ha estado presidida por la crispación.

El grupo socialista, con 13 de los 33 concejales que componen el consistorio, ha gobernado en minoría. La derecha regional Unión Valenciana (UV) consiguió siete concejales. Alianza Popular (AP) obtuvo igual número, aunque dos de sus concejales se pasaron al grupo mixto. Uno de ellos vota ahora con UV y el otro lo hace con el CDS. Los centristas obtuvieron cuatro concejales y la coalición Izquierda Unida-Unitat del Poble Valencià (IU-UPV), dos. Este reparto concedía a los centristas el papel de árbitro.

Clementina Ródenas fue elegida alcaldesa ayer con los 13 votos de su grupo y el del concejal Manuel del Hierro, ex militante socialista que pasó al CDS poco antes de las elecciones de 1987 para encabezar la lista centrista y que abandonó este partido hace unos meses. La derecha presentó un candidato conjunto, el líder de UV, Vicente González Lizondo, que obtuvo 13 votos. El CDS y las dos concejalas de IUUPV se abstuvieron.

La falta de apoyo económico de la Administración central y de la Generalitat valenciana al Ayuntamiento fue una de las causas de la dimisión de Pérez Casado, junto con la falta de financiación para el Consell Metropolità de l'Horta, que agrupa a 44 municipios del área metropolitana. Asimismo Pérez Casado dimitió debido a que la Generalitat aprobó el plan general de urbanismo, pero modificó algunos aspectos.

La continuidad de los socialistas al frente del Ayuntamiento de Valencia ha sido posible gracias al compromiso que han adquirido ante el CDS, que había condicionado su apoyo a la obtención de 100.000 millones de pesetas para sacar a la ciudad del estancamiento en que se encuentra. Los socialistas, que ofrecieron al CDS y a IU-UPV un pacto de progreso y la entrada en el gobierno municipal, han aceptado parte de las peticiones centristas, que habían exigido 100.000 millones para destinarlos a inversiones. El presidente de la Generalitat, el socialista Joan Lerma, ha garantizado el compromiso. El CDS e IU-UPV han declinado el ofrecimiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de enero de 1989