Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Día 1 de la era Heisei

Ayer, 8 de enero, fue el primer día del año 1 de la era Heisei (paz y éxito), como ha sido bautizada oficialmente la nueva era del emperador Akihito. La jornada transcurrió en Tokio bajo un tiempo frío y lluvioso, con menos animación de lo habitual, excepto en los centros comerciales. Unos 300.000 japoneses peregrinaron hasta la explanada del Palacio Imperial para rendir su último sayonara al que fue su emperador durante 63 años.Los comunistas, contrarios a la continuidad de las tradiciones imperiales, mostraron su protesta fechando tan sólo con el año occidental la cabecera de su diario Akahata (Bandera Roja), en cuyas páginas pedían que el Gobierno no fuerce a la gente a utilizar el nombre de la nueva era.

Las cadenas de televisión siguieron emitiendo programas dedicados exclusivamente a temas imperiales y para hoy se espera la vuelta a la total normalidad, excepto en instituciones oficiales, donde el duelo es de seis días.

La muerte de Hirohito no ha provocado ningún sepuku, o harakiri, al estilo del que se hicieron algunos japoneses cuando anunció la rendición de Japón, en agosto de 1945, primera vez que oyeron su voz humana en un ser considerado hasta entonces por la tradición como un dios. Tan sólo Umanosu Ke Ve, un anciano de 87 años de edad, decidió ahorcarse y dejó una nota en la que decía que quería seguir al emperador en su destino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de enero de 1989