Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
MOVILIZACIONES CONTRA EL GOBIERNO

Los técnicos de Televisión Española cortaron el último telediario del martes para dar paso a la huelga

Por primera vez en la historia de la televisión en España, a las cero horas de ayer, sin aviso previo alguno, la emisión se vio interrumpida por una huelga. Varios técnicos de TVE, que figuraban asignados a tareas de servicios mínimos, abandonaron su trabajo con el apoyo de la asamblea de trabajadores, después de que a las once de la noche del martes se rompieran las negociaciones entre empresa y sindicatos. Finalmente, a las ocho de la mañana d el miércoles, los directivos de RTVE terminaron por aceptar las condiciones que el comité de huelga había formulado la tarde anterior.

Diez segundos antes de esa hora los centenares de trabajadores que se encontraban reunidos en asamblea en el vestíbulo principal de Torrespaña empezaron a cantar la cuenta atrás con grandes voces, que Regaban hasta el control de realización donde se realizaba el Telediario 3 ante la presencia de miembros del comité de huelga y de los responsables del área de informativos. Cuando la cuenta llegó a cero, diversos miembros del equipo técnico del espacio abandonaron sucesivamente su puesto de trabajo, provocando el corte del programa. Primero, el operador de sonido bajó la regleta de la mesa de audio y dejó en silencio el estudio. Segundos después, el mezclador de cámaras dejó la pantalla en negro. A continuación, otros miembros del equipo secundaron la iniciativa.El corte se produjo además cuando salía al aire una información que aseguraba que en TVE estaba garantizado el mantenimiento de la emisión mediante la aplicación de los correspondientes servicios mínimos. Segundos después, desde el control central se incluyeron unas imágenes documentales de diversas ciudades españolas y finalmente, el programa religioso Testimonio, grabado con antelación. El himno nacional puso cierre a una poco cotidiana programación.

Mientras, en el centro emisor de Navacerrada los cinco trabajadores de guardia, pese a la opinión contraria del jefe de servicio, habían sustituido la emisión de Torrespaña por un código de barras que se mantuvo en la pantalla en zonas de Castilla-León, Castilla-La Mancha y el norte de la Comunidad de Madrid. Después de que a primera hora de la mañana los directivos de TVE consiguieran que los trabajadores de Navacerrada depusieran su actitud, uno de ellos, José María Galindo, habló para la COPE. A micrófono abierto, lanzó su último mensaje de resistencia a Apolinar Rodríguez, secretario de Acción Sindical de UGT: "Apolinar, si me estás oyendo, lo siento compañero. Hemos llegado al límite de la resistencia. La dirección nos ha estado presionando toda la noche. Compañero, otra vez será, probablemente la próxima vez lo consigamos".

Las actuaciones de estos trabajadores, según Jaime Martínez, representante de CCOO en RTVE, "son asumidas por todos los empleados de RTVE, por lo que no cabe acción disciplinaria alguna contra ellos individualmente". Jesús Martín, director de TVE, manifestó que "todavía no se han planteado posibles sanciones, pero se estudiarán los próximos días".

Ocho horas después, la dirección de RTVE y el comité de huelga llegaban a un acuerdo final que posibilitó que a lo largo de ayer se emitieran las cuatro ediciones de los informativos aunque reducidos a veinte minutos, y la programación convencional en las dos cadena desde las seis de la tarde, aun que sin publicidad. El resto de tiempo apareció en pantalla una carta de ajuste. TVE dejó de ingresar 475 millones de pe setas por la publicidad anulada.

Este acuerdo alcanzado coincidió casi hasta el último detalle con la oferta que el comité de huelga había planteado a la dirección a las siete de la tarde d el martes. Después de diversa; propuestas de uno y otro lado, las negociaciones quedaron rotas a las once de la noche. Tras el corte de media noche, las conversaciones se reanudaron durante la madrugada. En estas reuniones se unieron dos de los líderes del comité de huelga confederal, Agustín Moreno, de CC OO, y Apolinar Rodríguez, de UGT.

A las ocho y media, se emitió un Buenos días de veinte minutos de duración, que provocó un nuevo incidente. La premura de tiempo con la que se contó para hacer este espacio, provocó que se emitiera un material que nadie había podido editar con cuidado. Las imágenes -las únicas con las que contaba TVE a esa hora- recogían incidentes acaecidos en el cinturón industrial de Madrid.

El comité de huelga de CC OO calificó el programa como 'terrorismo informativo". La posterior emisión a las 15.00 de Telediario 1 fue mejor recibida por los sindicatos. Según afirmó Eduardo Alonso, subdirector de informativos de TVE, recibió una llamada de los responsables de prensa de CC OO para felicitarles por la cobertura.

El director del programa Más estrellas que en el cielo, Terenci Moix, manifestó su deseo de que no se emitiera en la noche de ayer su espacio, con el fin "de manifestar su acuerdo con la huelga". Al conocer el acuerdo de sindicatos y dirección para emitirlo, grabado hace varios días, aseguró que se hacía 'totalmente en contra" de su voluntad. El programa fue finalmente emitido.

Las televisiones autónomicas TV3, Euskal Telebista y la Televisión de Galicia también tuvieron servicios mínimos y prácticamente sólo emitieron informativos y la carta de ajuste.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de diciembre de 1988

Más información

  • El Ente Público terminó por aceptar a las ocho de la mañana de ayer las condiciones de los sindicatos