Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tragedia en México al incendiarse un alamacén de cohetes

El almacenamiento de cohetes en medio de una zona densamente poblada, reiteradamente denunciado por los habitantes, fue la causa del incendio que el pasado domingo costó la vida a más de 60 personas y heridas graves a casi dos centenares. Los fuegos artificiales con los que se pretendía celebrar el día de la Virgen de Guadalupe acabaron siendo causantes de la peor tragedia ocurrida en México desde el terremoto de 1985.

Los residentes en el área del incendio, que vieron cómo una manzana completa desaparecía en minutos bajo el estallido de la pólvora, se lamentan amargamente de que llevan años denunciando ante las autoridades el peligro que supone la existencia de los almacenes de cohetes. Ya en el pasado se han producido accidentes de menor gravedad, pero nunca se habían tomado las medidas exigidas por los ciudadanos, que se quejan de que los funcionarios responsables se prestan al soborno y a la corrupción.El nuevo regente del Distrito Federal, Manuel Camacho Solis, que visitó el lugar de la tragedia en la tarde del domingo, aseguró que se investigarán los hechos y que se tomarán "medidas drásticas" para suspender la venta de fuegos artificiales y para garantizar la seguridad de los habitantes de la ciudad.

La causa de la explosión, según las primeras averiguaciones, fue el estallido en el Merca do de La Merced, en el centro de la capital mexicana, de una bombona de butano de las que comúnmente utilizan los pues tos ambulantes de fritangas. El accidente no hubiera alcanzado mayores proporciones si el incendio no se hubiera traspasado inmediatamente a un depósito de cohetes cercano, que prendió en cadena otros almacenes de fuegos artificiales. En el interior de una bodega del vecindario se hallaron los restos de 27 personas que se habían encerrado allí para refugiarse de las llamas. En otro local destruido la policía encontró escondida una bolsa que contenía una millonaria suma de dinero.

Este incendio supera en cuanto a saldo dramático al ocurrido en 1984 en el barrio de San Juanico, también en el Distrito Federal mexicano. En aquella ocasión murieron 54 personas al hacer explosión una conducción de petróleo.

Pese a la tragedia de La Merced, los cohetes despertaron a la Virgen de la Guadalupe en la celebración de su día grande. Como cada año en la festividad de la patrona de México, volvió a sonar por doquier el ruido de la pólvora y la música de "las mañanitas que cantaba el rey David".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de diciembre de 1988

Más información

  • Más de 60 personas perdieron la vida en el barrio de La Merced de la capital