Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE logra la aprobación por consenso de un presupuesto de 222.000 millones, para Madrid

El Ayuntamiento de Madrid, con los votos a favor de los grupos Socialista, Centrista e Izquierda Unida y la abstención aliancista, aprobó ayer el presupuesto de 1989, que asciende a 222.000 millones de pesetas y que incluye empresas municipales y organismos autónomos. Según todos los grupos de la oposición, la aceptación por parte del equipo de gobierno socialista de la mayoría de las enmiendas presentadas ha convertido un proyecto regresivo, continuista y sin imaginación en un presupuesto expansivo y consensuado que dedicará 65.000 millones a la inversión.

El presupuesto aprobado ayer no tiene ninguna relación con el anteproyecto que el equipo socialista presentó hace dos meses, y así lo recalcaron todos los grupos. De una cuantía total de 187.000 millones de pesetas se ha pasado a 222.000 millones y la inversión ¡nic¡al de 32.000 millones se ha fijado finalmente en 65.000 millones. El presupuesto de 1989 superará así al de este año en un 15,6% y las inversiones, que este ejercicio alcanzaron la cifra de 55.900 millones, se elevarán un 16%.La satisfacción de los grupos era patente y no se empañó a pesar de que al final del pleno Alianza Popular se opuso a la aprobación de la plantilla municipal para 1989 y, anunció su intención de acudir a los tribunales. Izquierda Unida (IU) expresó su satisfacción ante el giro del PSOE; el Centro Democrático y Social (CDS) aseguró que se había aceptado un incremento de 27.118 millones de los 29.430 millones que propuso su grupo, y hasta Alianza Popular (AP) afirmó que se le habían aceptado enmiendas por valor de 27.1126 millones.

Excesivo endeudamiento

José María Álvarez del Manzano, portavoz de AP, aseguró que la abstención de su grupo se debía al excesivos endeudamiento previsto, 42.000 millones, aunque llegó a plantearse un voto favorable a la vista de que Alfredo Tejero, concejal de Hacienda, lo aceptaba todo.

Tejero afirmó, que había encajado en el presupuesto el 90% de las enmiendas de CDS, el 80% de las de IU y el 70% de las de AP. Aceptó dedicar 15.000 millones a la gestión directa de las bolsas de deterioro urbano; 4.000 millones a dotaciones de distrito; 2.500 millones a la construcción de infraestructura para la capitalidad cultural de 1992; 1.100 millones para subvencionar la compra de libros a los alumnos de EGB; 1.000 millones para aumentar la plantilla de la Policía Municipal; 650 millones al fomento del empleo juvenil y así una larga serie de partidas hasta llegar a los 34.500 millones de pesetas no incluidos originariamente.

También aceptó congelar las tarifas del canon del agua hasta que se tenga el estudio jurídico solicitado; se manifestó de acuerdo en reducir el gasto y no acudir al endeudamiento hasta que no esté cerrado el presupuesto de este año, y se mostró dispuesto a estudiar qué actividad deportiva de las realizadas por el Instituto Municipal de Deportes puede ser gestionada en el futuro en colaboración con la iniciativa privada.

Tejero aceptó asimismo limitar a 25 millones el tope de las partidas que podrán ser adjudicadas directamente por el Gobierno municipal.

Al votarse conjuntamente el presupuesto y las tarifas de las instalaciones deportivas y los servicios funerarios, el PSOE consiguió que éstas aumenten el próximo año la tasa de inflación acumulada desde la última subida. Los servicios deportivos subirán así una media del 22%, los funerios entre el 7% y el 15%.

Negociar en tres días

P. MLos cuatro grupos políticos representados en el Ayuntamiento (socialistas, CDS, Alianza Popular e Izquierda Unida) no han empleado más de 72 horas en discutir el destino de 222.000 millones de pesetas del contribuyente. La discusión del presupuesto municipal para 1989, retrasada varias veces, se ha realizado finalmente en un plazo mínimo. Ayer, minutos antes del pleno, los responsables de los distintos partidos quitaban importancia al ritmo de las conversaciones, aunque reconocieran que el sistema seguido ha sido anormal y se intercambiaran las culpas.

Los socialistas afirmaban poco antes de entrar en el salón de plenos que su proyecto de presupuestos fue entregado a mediados de septiembre a la oposición; ésta argumentaba que hace 20 días el propio equipo de gobierno cambió considerablemente su propio proyecto. Izquierda Unida presentó sus enmiendas hace 15 días; pero Alianza Popular aguardó hasta el pasado viernes para entregar la friolera de 398 enmiendas, reunidas en un volumen de 522 páginas. El Centro Democrático y Social todavía apuró más los plazos y presentó el martes, 48 horas antes del pleno, sus 278 enmiendas.

Se estableció entonces una negociación contra reloj en despachos, pasillos y teléfonos. De mediodía del lunes a las 10.40 horas de ayer -los últimos ajustes retrasaron el comienzo del pleno se realizó lo que el concejal aliancista Luis María Huete llamó "intercambio de cromos". Y eso que las negociaciones habían durado hasta las 2.30 de la madrugada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de noviembre de 1988

Más información