Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Funcionarios, sanitarios y estudiantes iniciaron los primeros paros previos a la huelga general

Los estudiantes y los trabajadores de la Administración y de la sanidad iniciaron ayer los paros previos a ¡si huelga general del 14 de diciembre. La Confederación Sindical Independiente (CSI), que no apoyará esa huelga, pide la dimisión de todo el Gobierno y la convocatoria de elecciones legislativas. La participación en las protestas de ayer ha sido evaluada de forma muy diferente por las organizaciones convocantes y los responsables ministeriales. Para hoy están previstas movilizaciones en la sanidad, y los sindicatos persiguen que los centros hospitalarios funcionen con servicios mínimos similares a los de días festivos.

El paro de tres horas que ayer efectuaron los funcionarios finalizó con una concentración de miles de trabajadores en Madrid ante el Ministerio de Administraciones Públicas. La repercusión de la huelga ha sido evaluada de forma dispar según las fuentes: mientras desde el ministerio se calculaba que un 5% de los trabajadores siguieron la convocatoria, los sindicatos aseguran que acudió el 70%.Las cifras dadas sobre el paro de una hora realizado en la sanidad son también dispares. El ministerio calcula el seguimiento en el 1,06%, y los sindicatos afirman que paró el 85% de los trabajadores.

Datos discrepantes

Tampoco coinciden los datos respecto a los estudiantes. La Plataforma Juvenil cifra en 150.000 las personas que intentaron inscribirse como parados en las oficinas del Instuto Nacional de Empleo (Inern) como acción de protesta; y fuentes del Ministerio de Trabajo aseguran que se registraron 400 jóvenes, el 90% de los cuales lo hizo con nombres de actores y fútbolistas.

Por lo que se refiere al seguimiento de las convocatorias de paro en los centros educativos, portavoces de la Plataforma Juvenil aseguraron que éste había sido secundado por el 90%. de los alumnos de Formación Profesional, el 80% en BUP y el 55% en centros universitarios. Un numeroso grupo de jóvenes convocado por el Sindica.to de Estudiantes se manifestó ante el Ministerio de Trabajo y posteriormente se sumaron a la concentración de los funcionarios. El acto concluyó precipitadamente, dado que algunos jóvenes, con la cara tapada, lanzaron piedras y litronas para cortar el tráfico.

Los porcentajes contrastanconsiderablemente con los facilitados por fuentes de Educación y Ciencia, para las que el seguimiento del paro fue inapreciable en todo el territorio gestionado por la Administración central salvo en Asturias, donde, según sus datos, pararon los alumnos de sólo ocho centros; en Baleares, cinco; en Murcia, el 35% del alumnado de medias; y en Madrid, el 70% del de FP y menos del 50% del de bachillerato.

Las federaciones de servicios públicos de UGT y CC 00 han denunciado que los paros se han visto coartados por una circular enviada por el secretario de Estado para las Administraciones Públicas, Teófilo Serrano, a "los subsecretarios de todos los departamentos ministeriales". Estacircular les indica las pautas de comportamiento que debían mantener en el paro de ayer y hace hincapié en que se haga una relación de los nombrados por fibre designación. La jornada de conflictos en la Administración finalizó con la entrega de 100.000 firmas con las que el sector muestra su disconformidad ante el acuerdo firmado por el Gobierno y la CSIF.

En la concentración estuvieron presentes los miembros del consejo sectorial para la Administración Central de Madrid de la Confederación Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF).

Isabel Vazquez declaró al finalizar el acto que aún no ha recibido la notificación de su destitución como presidenta del citado consejo y reconoció el enfrentamiento directo que mantiene con el actual presidente de CSIF, José Luis Alemany. Mientras que se decide la posible escisión de este grupo de la Confederación, fuentes del citado consejo sectorial han admitido que su objetivo es "intentar romper el acuerdo" firmado con el Gobierno.

Por su parte, la Confederación Sindical Independiente (CSI) ha decidido no apoyar la convocatoria de huelga general del 14 de diciembre, pero al mismo tiempo censura la política económica y social del Gobierno, pide la dimisión de todo el Ejecutivo socialista y la convocatoria de elecciones generales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de noviembre de 1988

Más información

  • La CSI pide la dimisión del Gobierno y la convocatoria de elecciones legislativas