Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escape de productos químicos tóxicos en un accidente de un camion cisterna

Un camión cisterna que transportaba productos tóxicos chocó ayer con un turismo en la carretera nacional III, a la altura de la localidad madrileña de Villarejo de Salvanés. A consecuencia del accidente falleció una persona y se produjo un escape de formaldehído, compuesto químico que puede provocar reacciones alérgicas e irritaciones en la piel, vías respiratorias y ojos.El accidente se produjo hacia las nueve de la mañana en el kilómetro 50 de la carretera de Valencia, cuando, según la Dirección General de Tráfico, el camión cisterna alcanzó por detrás al turismo y volcó sobre el mismo. Magín Tarruelle Rial, de 54 años, natural de Lérida, conductor del turismo, murió en el acto, mientras que otro ocupante del vehículo resultó herido grave.

La zona fue acordonada al comprobarse que el camión transportaba materias peligrosas y que por una grieta de la cisterna se escapaba líquido. Los bomberos requirieron la presencia de una dotación NBQ, con material y trajes protectores para actuar en este tipo de accidentes.

En un principio, según los bomberos, no se permitió a nadie acercarse a menos de 20 metros del camión, "por si pudiera haber algún peligro". Según la Guardia Civil, la fuga cesó hacia el mediodía, cuando una grúa especial levantó el camión.

Producto diluido

Transportes González, empresa valenciana propietaria del vehículo, señaló que "no había peligro, puesto que el producto iba diluido en un líquido para mayor seguridad y para facilitar su transporte". Otra cisterna fue enviada para realizar el trasvase de la mercancía. Este nuevo vehículo llegó a Villarejo hacia las dos de la tarde.Jesús María Díaz, funcionario del Ayuntamiento de Villarejo de Salvanés, manifestó que "la zona estuvo acordonada durante algunas horas, ya que los bomberos aseguraban que podía haber peligro. El aire estaba cargado y había un olor muy picante".

Científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas han asegurado que el formaldehído es un producto "muy peligroso que puede producir reacciones alérgicas de todo tipo. Puede irritar las vías respiratorias, provocar conjuntivitis y producir reacciones alérgicas. Aunque legalmente no está considerado como cancerígeno, sí está catalogado como tal por algunos organismos internacionales. Además, a determinadas temperaturas es inflamable". Sin embargo, el formaldehído, que en solución es un líquido incoloro, se utiliza, en pequeñas cantidades y con medidas de seguridad, para desinfectar, embalsamar y disecar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de noviembre de 1988