La ejecutiva del PSOE entiende que el Gobierno quedara deslegitimado si la huelga tiene éxito

El Gobierno socialista habrá de considerarse deslegitimado si la huelga general convocada por los sindicatos tiene éxito, según el análisis realizado el pasado martes por la ejecutiva del PSOE. Esta es la advertencia que la dirección del partido trasladará a sus militantes y a todo el país, como demostración de la "gravedad del proceso iniciado con la convocaltoria de huelga", y que ayer fue adelantada por el secretario de organización, Txiki Benegas, a los parlamentarios socialistas.

Más información
Fraga, Michel y Butragueño cercan a los socialistas

Benegas solicitó a diputados y senadores el máximo esfuerzo para conseguir "la desactivación de la huelga", de cuya motivación política no duda y cuyo antecedente inmediato ha de buscarse -dice- en la huelga de Asturias de 1934.La intervención de Benegas ante los parlamentarios estuvo en línea con las instrucciones aprobadas por la ejecutiva del PSOE para los militantes, a los que se pide una actitud de oposición activa a la convocatoria de UGT y CC OO. Esas instrucciones fueron entregadas ayer mismo a los parlamentarios y serán enviadas a todas las ejecutivas regionales, provinciales, comarcales, insulares y locales, por medio de una circular firmada por el presidente del partido, Ramón Rubial, y el propio Benegas.

"La huelga general es injustificable, incluso en el supuesto de que se compartieran los argumentos de sus promotores", afirma la circular. "No parece propio de dirigentes responsables provocar tal alteración de la vida nacional por discrepancias con una medida de gobierno o con un presupuesto".

"La huelga general", continúa la circular de la ejecutiva, "perjudica a los propios sindicatos, que entran en un camino de confrontación alejado de la realidad social, que históricamente siempre ha conducido al fracaso. Perjudica a los trabajadores, que ven pasar a segundo plano sus problemas inmediatos y concretos para verse implicados en una movilización genérica de la que no van a obtener ninguna ventaja. Perjudica a la economía española ( ... ) a la imagen de España ( ... ) y a la convivencia democrática, al preferirse la. vía de la confrontación a la del diálogo".

La circular del PSOE alude a la preocupación de la comisión ejecutiva por "el abandono de la estrategia sindical socialista en favor de los criterios y objetivos de un grupo política y socialmente minoritario" [el PCE y CC OO]. Y,añade: "No cabe la pasividad ante una línea de actuación que pretende el deterioro del Gobierno socialista y el dominio de la práctica sindical en España por parte del sindicato de inspiración comunista".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los argumentos aprobados por la ejecutiva del PSOE fueron ampliados personalmente por Benegas a los parlamentarios, acompañados de reflexiones sobre la gravedad política de la actitud de los sindicatos y la idea de que, si la huelga triunfa, el Gobierno será derrotado y los sindicatos se considerarán reforzados frente al Gobierno, sin que para los huelguistas haya otro coste que el de las horas perdidas.

Las afirmaciones de Benegas provocaron el asombro de algunos diputados, expresado posteriorinente en privado, ya que en público no pudieron hacerlo ante la negativa de Eduardo martín Toval, presidente del grurpo, a abrir un turno de palabra después de la comunicación de Benegas. "No hay coloquio, compañeros", dijo Martín Toval al observar algunas manos levantadas entre los asistentes -muy pocas: sólo las de Ricardo García Damborenea, Luis de Velasco y algún otro. Lo cual fue explicado en razón de la premura de tiempo, puesto que era necesario reanudar el pleno del Congreso.

Precio político

La reflexión de la ejecutiva del PSOE sobre el precio político de la huelga fue glosada después por Martín Toval, ante un grupo de periodistas. "Si se quiere que un Gobierno respaldado por una mayoría, manifestada en las elecciones generales, sea contradicho ahora por una mayoría de los españoles, eso es un hecho muy importante", explicó."Si la huelga general es un éxito, todos harán la lectura de que el Gobierno ha quedado deslegitimado: por tanto, es inútil tratar de quitarle importancia. Que, todo el mundo sea consciente de que eso es lo que se ventila: se va a la huelga general contra un Gobierno elegido democráticamente. Esto no es un juego", aseveró.

Los dirigentes socialistas no han traspasado áún el umbral de la "reflexión general" sobre las consecuencias políticas de un éxito de la huelga, y no han valorado todavía si el propio presidente del Gobierno debe considerar que su cargo está en juego, como hizo durante la campaña del referéndum sobre la OTAN. Una diferencia con lo sucedido entonces es que el presidente participará en la campaña con intensidad pareja al grado de "dramatismo" que los sindicatos impriman a los prolegómenos de la movilización, según fuentes gubernamentales.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS