Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento quiere canjear a Emiliano Revilla el palacio de Linares por unos solares municipales

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid quiere cerrar la operación de compra del palacio de Linares, en la plaza de Cibeles, mediante el canje del edificio, propiedad del empresario Emiliano Revilla, por unos solares municipales. El valor de la operación se sitúa en torno a los 2.450 millones de pesetas, aunque el Ayuntamiento no es partidario de que el pago se haga en efectivo. Francisco Herrera, portavoz de Izquierda Unida, ha solicitado a los responsables socialistas la anulación de esta operación. "Entre otros motivos, no sabemos dónde va a parar el dinero que pasa por las manos de Revilla, a raíz de su comportamiento y de las declaraciones realizadas tras su liberación por ETA", dijo Herrera.

"Nuestra idea es hacer una permuta de terrenos y en este sentido se estaban realizando las negociaciones antes de que Revilla fuera secuestrado", informó Luis Larroque, primer teniente de alcalde del Ayuntamiento madrileño. Larroque no quiso entrar a valorar si en esta postura ha incidido la existencia de una cantidad económica indeterminada pendiente aún de pagar por parte del propietario del palacio de Linares a la organización terrorista ETA.

Pago en especie

La fórmula que el equipo de gobierno considera más idónea es canjear el palacio por alguno de los solares que el Ayuntamiento posee. Según los acuerdos logrados, en la operación participará, además del Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid y el Instituto de Cooperación Iberoamericana (ICI), este último junto a la Comisión del V Centenario. De aceptar Revilla los solares propuestos por Gerencia, el Ayuntamiento recibiría de la Comunidad unos 800 millones de pesetas y de los dos organismos citados una cantidad similar. El Ministerio de Cultura se ocuparía de rehabilitar el interior del palacio, que, una vez recuperado, se convertirá en la sede del Centro Iberoamericano de Cultura.

Otra fórmula que se había barajado era que Comunidad, ICI y Comisión del V Centenario pagaran su aportación en forma de alquiler del edificio desde el momento de la compra hasta el 31 de diciembre de 1992, día en que el Ayuntamiento de Madrid quedaría como único propietario. Según esta propuesta, la sede sería compartida por el Centro Iberoamericano de Cultura y el patronato de la Capitalidad Cultural.

Fuentes municipales aseguran, sin embargo, que la posibilidad de compartir el palacio de Linares ha sido desestimada y que el patronato de la Capitalidad Cultural ocupará otro edificio.

El portavoz de Izquierda Unida, Francisco Herrera, no está, sin embargo, de acuerdo con que el Ayuntamiento siga adelante con la operación. "Ya nos opusimos a la compra del palacio de Linares, pues el Ayuntamiento pudo en su día comprar el edificio en 1.500 millones y no lo hizo. Dejó que lo comprara la empresa Teseo. Ahora el Ayuntamiento quiere adquirirlo a un precio muy superior", dijo Herrera.

Compromisos con ETA

"Otro de los problemas que plantea la compra es que no sabemos dónde va a parar el dinero que pasa por las manos de Revilla, a raíz de su comportamiento y de las declaraciones públicas realizadas tras su liberación con ETA", agrega Francisco Herrera. "En ellas el empresario aseguró que cumplirá todos los compromisos económicos que eventualmente hubiera suscrito su familia. Los compromisos han de cumplirse cuando se hacen dentro de la legalidad y con gente que acepta las reglas de juego democrático, pero no cuando se establecen con una organización que busca la desestabilización de este sistema".

El palacio de Linares fue construirdo en 1870 por el arquitecto Adolfo Ombrecht. Declarado monumento histórico-artístico en 1976, el palacio lleva cerrado 22 años. Durante este tiempo sus salones han sido abiertos sólo ocasionalmente como ocurrió cuando Luis García Berlanga rodó en ellos su película Patrimonio Nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 1988

Más información

  • IU se opone por no saber dónde irá a parar el dinero que se entregue al empresario secuestrado por ETA