Un 'ertzaina' acusado de intervenir el teléfono de Garaikoetxea confiesa que Retolaza conocía el plan

Luis María Retolaza, consejero de Interior de¡ Gobierno vasco hasta el pasado mes de julio, estaba al corriente de la operación ilegal para pinchar en 1986 el teléfono de Carlos Garaikoetxea, según ha confesado el agente de la Ertzaintza (policía autonómica vasca) Martín Ramos Epalza, procesado por esta causa. Retolaza propuso a Epalza tras ser descubierta la escueba que mintiese para responsabilizarse él sólo de su instalación, a la que presentaría como un montaje en connivencia con Garaikoetxea. El consejero intentó el mismo día avisar de lo que sucedía al presidente del PNV, Xabier Arzalluz.

Más información
Un delito casi trivial

El testimonio de Martín Ramos Epalza, de 42 años, adscrito oficialmente a la Brigada de Juego de la policía autónoma en Vizcaya, ha sido incorporado ya al sumario que instruye la Audiencia Provincial de San Sebastián. Se trata, según fuentes jurídicas vinculadas a la investigación, de una confesión detallada y decisiva para aclarar finalmente el caso. Retolaza no pudo ser localizado ayer en su domicilio de Bakio (Vizcaya), pese a los reiterados intentos hechos por este periódico.Epalza relató la semana pasada al juez que el 20 de agosto de 1986, día siguiente a la intervención ¡legal del teléfono, fue citado en una residencia veraniega de Ollauri (La Rioja) por Genaro García Andoain, entonces delegado general de la consejería para asuntos de policía. García Andoain, irritado por el- fracaso de la escucha y por el fracaso de la escucha y por el hecho de que hubiese trascendido, le pidió explicaciones y luego telefoneó en su presencia a Retolaza para decirle: "Éstos son unos inútiles, la operación ha fallado".

García Andoain le ordenó a continuación que, al día siguiente, recogiera con un auto móvil a Retolaza en su domicilio de Bakio, para reunirse los tres en el aparcamiento del hotel Altube, en el área de servicio de la autopista Bilbao-Burgos. Epalza llevó al consejero al lugar indicado, donde ya les esperaba el delegado general. Los dos políticos departieron 10 minutos en el coche del segundo, mientras el policía aguardaba en el otro vehículo.

"Cargar con el muerto"

Después, ambos requirieron al ertzaina para que les acompañara. Volviéndose hacia el asiento trasero, donde se encontraba Epalza, Retolaza le preguntó literalmente si le importaría "cargar con el muerto" y presentar la operación como un montaje planeado de común acuerdo con el ex lehendakari. Como el policía se negó a ello, García Andoain y Retolaza siguieron hablando entre ellos y uno de los dos propuso, para neutralizar el previsible escándalo, instalar una falsa escucha en el teléfono dé Xabier Arzalluz, siempre según las declaraciones judiciales de Epalza.García Andoa1n regresó a Ollauri, mientras Epalza se dispuso a volver con Retolaza a Bakio. Sin embargo, durante el trayecto el consejero preguntó al ertzaina si sabía cómo llegar a la residencia de verano de Arzalluz para averiguar si estaba allí. El policía lo desconocía, por lo que Retolaza le fue dando indicaciones hasta llegar a una casa de campo cerca de Bilbao. El consejero se apeó del automóvil y volvió muy poco después indicando que en la casa no había nadie.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Martín Epalza pertenece a Ekintza, el grupo de operaciones encubiertas de la Ertzaintza oficialmente denominado AVCS (Adjuntos a la Viceconsejería de Seguridad). Junto a él, están procesados por las escuchas a Garaikoetxea el ertzaina Juan Miguel Campoy y el jefe de servicio de la red oficial de comunicaciones de la Consejería de Interior, Xabier Aguirre, militante del PNV.

El pinchazo ilegal a Garaikoetxea, presidente en la actualidad de EA, se efectuó el 19 de agosto, cuando estaba a punto de producirse la escisión del PNV liderada por el ex lehendakari. La escucha fue desmontada por técnicos de Telefónica al día siguiente, tras recibir avisos de avería de Garaikoetxea y de Olascoaga, un albañil de Orio a cuyo teléfono había sido conectado el de Garaikoetxea.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS