Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Denunciada la presunta desaparición de 300 millones en la editora de 'Alerta'

El abogado José Antonio Fernández Bobadilla presentó ayer ante el juez de guardia, Javier Cruzado Díaz, una denuncia por la presunta desaparición de 300 millones de Canpresa, sociedad editora del periódico Alerta y en su calidad de consejero de aquélla.El compareciente, quien anunció al juez la inmediata formulación de la querella corres pondiente avalada documental mente, declaró que el dinero de saparecido lo fue durante el trienio 1985-1987; asimismo, informó al juez de la presunta utilización de fondos públicos prove nientes de subvenciones del Estado, falseamiento de datos y documentos, así como de balances y cuentas de explotación co rrespondientes al ejercicio del año pasado. Fernández Bobadilla se quejó, asimismo, ante el juez de que le haya sido reiteradamente impedida la ejecución de una auditoría de la sociedad así como otros hechos que prometió precisar y concretar en el curso de la presentación de la querella correspondiente.Las personas presuntamente responsables de los hechos denunciados mencionadas por Fernández de Bobadilla ante el juzgado son Ciriaco Díaz Porras presidente, director y consejero delegado de Canpresa; los consejeros Jaime Blanco García, Juan González Bedoya y Félix A. López Varona; el gerente Herminio Manuel Cotera, así como los socios de Gecasa José R. Aranguren Cayón, Ramón M. Rasines y Salvador Castro Rodríguez. Gestoría del Cantábrico, SA (Gecasa), fue fundada por Díaz Porras para contribuir, entre otras actividades, a la informatización de la Caja Rural cuando aquél presidía la entidad; posteriormente, la gestoría, durante varios años, distribuyó y vendió decenas de millares de ejemplares de Alerta, habiendo facturado unos 100 millones de pesetas,que Ferriández de Bobadilla con sidera igualmente desaparecidos.En su declaración en el juzgado el denunciante manifestó también que del cobro de la publicidad, encomendada entre otras personas a parientes del director general de Canpresa, desapare cieron importantes sumas.

Por otra parte, José Ramón Varela, abogado y secretario del consejo de administración de la Compañía Europea de Prensa, SA (Cepresa, que ahora posee el 45% de las acciones de Canpresa), vio cerrado por el director general de la sociedad el paso a las instalaciones del periódico que pretendía visitar. Las mismas dificultades impidieron ayer la presencia del notario José R. Roiz Quintanilla, quien se disponía, en nombre de Cepresa, a requerir de nulidad la celebración de lajunta general extraordinaria de la sociedad editora convocada por sólo tres accionistas, el director general, Jaime Blanco García y Juan González Bedoya.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de noviembre de 1988