Detenido un guarnicionero de Iberia por tráfico de drogas

La Brigada Judicial de Madrid ha detenido a un empleado de la compañía aérea Iberia, acusado de estar presuntamente relacionado con una organización de narcotraficantes. Dicho operario estaba presuntamente encargado de retirar los alijos que llegaban a Barajas camuflados en las bodegas de los aviones y entregárselos a unos colombianos. Han sido aprehendidos casi cinco kilos de cocaína pura.

Valentín Angulo Roldán, de 48 años, natural de la localidad conquense de Tarancón, guarnicionero de Iberia, ha sido detenido por inspectores del grupo 9º de la Brigada Judicial, junto con los colombianos Fredy Antonio Consuegra Taham, de 42 años, y Luz Dari Díaz Pinzón, de 22.La policía descubrió hace un mes a un hombre, apodado el Gari, relacionado con traficantes, domiciliado en la calle de Juan Álvarez Mendizábal. El 8 de septiembre llegaron a su piso el abogado Consuegra y Luz Dari Díaz.

Los agentes antinarcóticos comenzaron a vigilar a la citada pareja y descubrieron que tenía contactos con un español identificado como Valentín Angulo, que podía moverse con mucha facilidad por el aeropuerto de Barajas gracias a que estaba encargado de reparar los asientos de los aviones. Ante tales indicios, la policía decidió controlar sus pasos.

A primeras horas de la madrugada del pasado miércoles, Valentín Angulo se reunió en la calle de Juan Álvarez Mendizábal con los otros sospechosos y una mujer que se despidió del grupo y subió a un taxi con un paquete. La mujer fue detenida poco después en la Puerta de Toledo y se descubrió que portaba dos ladrillos de cocaína que pesaban 1.600 gramos.

Tabletas de droga

A las nueve de la noche del miércoles, Angulo acabó, su trabajo en el aeropuerto y se disponía a volver a Madrid. Al ser interceptado, en el maletero del automóvil BMW que conducía fue descubierto otro alijo de dos tabletas de droga con el mismo peso. La policía, que contó en todo momento con la colaboración de lberia, registró la taquilla del operario y encontró dos paquetes similares, según fuentes policiales.Angulo ha declarado que fue captado en agosto del año pasado por dos suramericanos que se ofrecieron a pagarle 30.000 pesetas cada vez que sacara un paquete de esmeraldas que llegaría oculto en las bodegas de los aviones procedentes de Bogotá. La mercancía venía escondida en un hueco existente en el piso de la bodega, de donde podía ser extraída tras desmontar una pieza metálica.

A finales de junio, el operario de Barajas consiguió un premio de 16 millones en la lotería y decidió romper sus relaciones con los suramericanos, según declaró ante la policía. Pero hace un mes y medio se le presentaron otros colombianos y, además de ofrecerle 300.000 pesetas por cada operación, le amenazaron y le obligaron a continuar con esta tarea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 07 de octubre de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50