El Gobierno pide que TV-3 no se capte en Valencia y Baleares antes de legalizar otro canal autonómico

La Administración central ha exigido que TV-3 deje de captarse en Valencia y Baleares para llegar a un acuerdo sobre el Canal-33 -segundo canal de la televisión autonómica catalana-. La inclusión de esta condición en el principio de acuerdo alcanzado el martes por el ministro de Transportes, Turismo y Comunicaciones, José Barrionuevo, y el secretario general por delegación de Convergència Democrática, Miquel Roca, presenta serias dificultades, ya que ninguna de las partes desea asumir una acción de un alto coste político.Los contactos entre Roca y Barrionuevo van más allá de la polémica suscitada por la puesta en marcha del Canal 33, y tienen como objetivo establecer el mapa televisivo de Cataluña. La eventual inclusión en el pacto del cierre de los equipos que permiten captar la señal de TV-3 en Valencia y Baleares vendría dada, según fuentes próximas a la negociación, por la exigencia del ministro de que cualquier acuerdo "debe basarse en el respeto por todos de la legalidad". Ninguna de las dos redes mencionadas cumple este requisito, por lo que su clausura parece inevitable.

Fuentes de TV-3 subrayaron que sus responsables carecen de competencias sobre esas redes, cuya instalación fue promovida en su día por la entidad Acció Cultural del País Valencià (ACPV), en el caso de Valencia, y por Voltor SA (sociedad impulsada por la Obra Cultural Balear), en Baleares.

La Administración central tampoco parece dispuesta a ordenar el cierre, como lo demuestra el hecho de que aún no haya precintado el reemisor de la Pobla Tornesa (Castellón), ordenado por el ministerio en noviembre de 1986, y ratificado por los tribunales en marzo de 1987.

Además de las consideraciones legales, otros argumentos de carácter técnico y político avalan "la necesidad", según fuentes próximas a la negociación, de cerrar estas redes. La Administración central desea que las emisiones de TV-3 se limiten a Cataluña en lugar de alcanzar toda el área lingüística y cultural catalana.

A esta circunstancia se une la exigencia de las autoridades autonómicas valencianas de que si TV-3 se ve en Valencia, la futura televisón de esta comunidad debería captarse también en Cataluña. De cumplirse esta exigencia, Cataluña pasaría a disfrutar no ya de cinco canales públicos de televisión, como previsiblemente va a tener el próximo año con la puesta en marcha del Canal 33 y de TV-2 Cataluña -el tercer canal de TVE-, sino de seis e incluso siete, si en el futuro la comunidad balear decide implantar su propio canal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 07 de octubre de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50