Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dólar y las bolsas encajaron el déficit comercial de EE UU

El dólar y las bolsas de valores encajaron pronto la noticia del déficit comercial norteamericano, indicador, que se ha convertido en barómetro de la economía mundial. Los mercados ya habían descontado en días anteriores una cifra próxima a los 12.540 millones de dólares para junio, aunque sin llegar a creerlo del todo. De ahí que las bajas iniciales fueran en parte absorbidas según pasaban las horas.En los principales mercados europeos, como luego en Nueva York, la reacción fue muy similar. A la hora de racionalizarla, Shearson Lehman indicaba que la niala noticia quedó amortiguada por la revisión de los datos avanzados en mayo. Éstos quedan en 9.760 millones -el menor déficit desde diciembre de 1984-, frente a los 10.930 publicados.

Instantes después de conocerse el déficit de junio, la cotización del dólar cayó desde los 1,885 marcos hasta los 1,85 marcos. Igualmente, los bonos del Tesoro sufrieron un fuerte recorte, hasta el 9,55% de rentabilidad en vencimientos a 30 años. La propia Bolsa de Wall Street perdía el nivel 2.000% del Dow Jones, para tocar un mínimo de 1.997%.

Unas horas después los mer cados recuperaron su compostura. El dólar compensó gran parte de las pérdidas anteriores y se colocó por encima de los 1,88 marcos. Las rentabilidades de los bonos volvieron a niveles del 9,45%. La Bolsa de Nueva York se situó decididamente al alza y cerró 17,24 puntos mejor de lo que había empezado, al 2.021,51%.

La vuelta a la calma se confirmaba incluso sin que en ello influyeran algunas buenas noticias, que parecieron pasar inadvertidas. Es el caso de la mejora del nivel de utilización de la capacidad industrial en Estados Unidos, que pasó diel 83,1% de junio al 83,5% en julio.

Los mercados nipón y europeos habían dado en cierto modo una advertencia de lo que iba a pasar, aunque con mayor indecisión. En Londres, el índice Financial Times, tras caer hasta un mínimo, cerró algo por encima del día anterior. En París, la caída inicial de los 50 principales valores fue del 1,45%, pero al cierre quedaba sólo en 0,72%, y el índice general CAC perdía aún menos. En Frankfurt el primer impacto resultó del 1 % a la baja.

La tendencia a largo plazo del déficit comercial norteamericano es a mejorar. Para 1988 la mayoría de los pronósticos apuntan a 30.000 millones de dólares menos que en 1987. Mucho tendrían que subir los tipos de interés o la cotización del dólar para cortar el boom exportador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de agosto de 1988