Un alcalde canario procesado por prevaricación

Manuel Barrios, alcalde socialista de Arona (Tenerife), uno de los principales núcleos turísticos de Canarias, en el que se encuentra enclavado la urbanización hotelera Playa de las Américas, ha sido procesado, por la Sala de lo Criminal de la Audiencia Provincia de Santa Cruz de Tenerife, acusado del presunto delito de prevaricación en su actuación municipal. Esta resolución resucita un viejo pleito en el seno de la corporación, iniciado hace dos año, a raíz de una moción de censura contra el alcalde presentada por la oposición.Las posibles irregularidades legales comenzaron cuando el alcalde dictó un decreto por el que declaraba la incompatibilidad del concejal José Florentín Martín Bello, perteneciente a AP en aquel entonces, y cuyo voto era decisivo en la moción de censura El alcalde alegó que una hija del concejal había sido contratada de forma temporal en el ayuntamiento. Según el actual auto judicial, Barrios se basó para ello en disposiciones derrogadas y no aceptó posteriormente la renuncia voluntaria a su puesto de trabajo por parte de la citada funcionaria interina.

"Hay base suficiente para afirmar, al menos, indiciariamente, que el señor alcalde dictó una re solución injusta y contraria a la legalidad de manera consciente o bien con notoria incuria. Y ello con la finalidad, más o menos encubierta, de impedir la intervención de dicho concejal en el pleno para debatir la moción de censura y evitar así que ésta pudiese prosperar", se señala en el auto de la Sala de lo Criminal. "En el partido nos ha cogido por sorpresa la noticia ya que habíamos olvidado el caso; no interpreto, sin embargo, que se trata de una persecución judicial contra los cargos públicos socialistas", declaró Juan Carlos Alemán, secretarlo general del PSOE en Tenerife.

Ante lo sucedido, el concejal Martín Bello se querelló contra el alcalde y el juez instructor dictó un auto en el que ordenaba la suspensión del pleno previsto para el 29 de noviembre de 1986.

A pesar del apercibimiento judicial, Barrios celebró la sesión, en la que prohibió la presencia del concejal evitando así que prosperara la moción de censura. Posteriormente, por la vía de lo contencioso-administrativo, fue revocada la declaración de incompatibilidad del concejal Martín Bello así como el acuerdo del pleno celebrado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS