Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hassan II se felicita por la reconciliación entre Marruecos y Argelia

Hassan II hizo un encendido elogio de la reconciliación entre Marruecos y Argelia y de la puesta en marcha de la construcción del Gran Magreb en su discurso televisado de la noche de] viernes al sábado pasados. El rey se dirigía al pueblo marroquí con ocasión de su 592 aniversario, celebrado en el reino jericiano bajo el nombre de Fiesta de la Juventud.

Las ciudades y carreteras de Marruecos ofrecen este fin de semana el espectáculo de una verbena popular. Guirnaldas luminosas, banderas nacionales, retratos del monarca, coronas y tartas de cumpleaños hechas con cartón y bombillas de colores decoran las principales calles y cruces de caminos. Los periódicos dedican las tres cuartas partes de sus páginas a los anuncios con que particulares y empresas felicitan a Hassan II. "Todo Marruecos se ha volcado para ofrecer a su majestad un grandioso festival de luz, color y sonido", dijo en la tarde del viernes la presentadora del telediario Info-soir.Con motivo de su cumpleaños, el rey habló en televisión en la medianoche del viernes. Era su primera intervención pública desde la reconciliación, el pasado 16 de mayo, de Marruecos y Argelia, y el soberano dedicó buena parte de su intervención a felicitarse por este acontecimiento. Hassan II agradeció la hospitalidad que le brindó el presidente Chadli Benyedid durante la reciente cumbre árabe de Argel. "Los pueblos marroquí y argelino son conscientes del tiempo perdido durante los 13 años de ruptura y de la necesidad de recuperarlo en el más breve plazo posible", añadió.

Hassan Il hizo un llamamiento a la unidad de Marruecos, Argelia, Túnez, Libia y Mauritania en una entidad supranacional llamada Gran Magreb, que, dijo, "debe ser el puente entre Europa y África". El monarca aludió a la candidatura marroquí a la CE, que, en su opinión, "ha conseguido ya explicar a los europeos que Marruecos es perfectamente apto para ser su interlocutor y compañero legiado en el norte de África".

El rey pidió a los marroquíes que mantengan "el orden y la disciplina", y les presentó el proyecto de construcción de la gran mezquita de Casablanca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de julio de 1988