Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Creada en Córdoba la primera asociación de adictos al juego

La primera asociación española dedicada a la rehabilitación de adictos al juego ha quedado constituida en Córdoba por 45 miembros afectados por la ludopatía, enfermedad mental de las personas con tendencia compulsiva hacia el juego. La asociación cordobesa de jugadores de azar en rehabilitación (Acojer) tiene su origen en una asociación de alcohólicos rehabilitados.

Muchos de los alcohólicos que abandonan la bebida se sumergen en el juego. Esa es la conclusión a la que han llegado en Córdoba miembros de la asociación local de alcohólicos anónimos, Acali. "Comprobamos que algunos de los que dejaban de beber se encerraban en el juego o a la inversa", asegura Pedro Muñoz, presidente de Acali.La nueva asociación creada para proteger a los adictos al juego contará con la ayuda del centro de drogodependencias de la Junta de Andalucía, que ha prometido apoyo financiero a Acojer.

Román Fernández, presidente de la asociación de jugadores de azar en rehabilitación, señala que la adicción al juego o ludopatía es una enfermedad cuya curación pasa por la psicoterapia, tanto individual y familiar como de grupo.

El presidente de esta asociación indica que la ludopatía es una enfermedad que ha existido siempre, "pero cada día está más en boga, debido aque los juegos de azar se han extendido por todo el país, por lo que la Administración debe reflexionar y tratar de atajar el problema".Dependencia del juego

Unas 12.000 personas se ven afectadas por la adicción al juego en Córdoba. En la actualidad, 13 enfermos se encuentran en rehabilitación, 10 de los cuales reciben tratamiento en Córdoba. Los hombres son quienes más acuden a las consultas de rehabilitación, mientras que las mujeres temen más al prejuicio social.

Prácticamente el 1 % de la sociedad española tiene dependencia del juego. "La lotería y otros sorteos no tienen una repercusión apreciable en las economías particulares; sin embargo, el bingo y las máquinas tragaperras propician que muchas personas, que no pueden remediarlo, dejen todos los meses una gran parte de sus ingresos en estos juegos", concluye Román Fernández.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de junio de 1988