El 'parto sónico'

Método para el tratamiento de la dislexia infantil

En una biografía sobre Albert Einstein se cuentan sus dificultades para aprender matemáticas. Hoy día, la mayoría de los especialistas no duda en afirmar que Einstein era disléxico. El caso del premio Nobel ocurre con frecuencia, ya que todavía no se conocen bien las causas de la dislexia infantil. Entre las últimas teorías figura la de Alfred Tomatis, médico francés inventor del oído electrónico. Con este método es posible detectar de forma muy temprana esta anomalía.

Tomatis es un médico francés especializado en otorrinolaringología, autor de numerosos libros y trabajos. Es también miembro de la Agrupación de Especialistas en Acústica de la Lengua Francesa. El método Tomatis lleva varios años aplicándose en Canadá. En aquel país las escuelas tienen instalado un oído electrónico para detectar los primeros síntomas.Tradicionalmente, se ha entendido por disléxico al niño que presenta problemas en el aprendizaje de la lectura. Éstos se detectan, habitualmente, durante los primeros cursos del ciclo educativo, entre los seis y los doce años.

Lenguaje y pensamiento

Los alumnos suelen ir retrasados en comparación con sus compañeros de clase. Muestran, además, un carácter retraído y despistado. En muchos casos, ni los padres ni los maestros conocen con exactitud las causas que provocan esta dificultad.

Tomatis, cuya experiencia se basa en más de 14.000 casos, sostiene que el origen de la dislexia reside en un trauma afectivo y que el trastorno se sufre antes de llegar a las letras. Para el científico francés, el oído es la base de la comunicación y el lenguaje, el modo de traducir el pensamiento. El método Tomatis consiste, precisamente, en "volver a nacer" a través de los sonidos para aceptar una realidad que inconscientemente se ha rechazado y que es la causante de la deficiencia.

Pedro Baldovi, director del Centro de Rehabilitación Infantil de Barcelona asegura que todos los niños son disléxicos de nacimiento, es decir, que se encuentran con numerosas dificultades para comprender el universo en el que se desenvuelven. Baldovi destaca el incremento de la dislexia en los niños bilingües. "Sobre todo, en aquellas lenguas en las que el Fonema no se corresponde con el grafema".Asegura que en Cataluña se produce el mayor número de disléxicos de toda España.

Para Paulino Castells, director del Centro de Neurología y Psicología Pediátrica de Barcelona, no hay métodos que puedan ser considerados milagrosos en el tratamiento de la dislexia. Sin embargo, aunque no aplica el sistema Tomatis, sí que admite parte de sus planteamientos.

El oído de un recién nacido, según Tomatis, no se abre súbitamente al mundo sonoro aéreo. Lo hace de forma progresiva en etapas. Durante la vida intrauterina, el oído del feto está esencialmente limitado por las frecuencias que atraviesan el medio líquido amniótico.

Voz materna

Durante los diez primeros días del del bebé la trompa de Eustaquio almacena este líquido, que es el que hace que el niño sólo reconozca la voz materna. Pasado ese tiempo se vacía y el bebé pierde la percepción por completo, porque el oído se acomoda, a través del aire, a los nuevos sonidos.

Actualmente hay 36 países que utilizan el oído electrónico En Canadá, el 89% de los casos ha sido solucionados de forma satisfactoria.

El oído electrónico

El oído electrónico, es un aparato capaz de crear unas condiciones que obligan al oído a adquirir su postura de escucha por tensión timpánica, gracias a una regulación de los dos músculos de la caja del tímpano: martillo y estribo.Ambos aseguran el paso del sonido al oído interno, que es donde se realiza el descifrado del código verbal. Para ello, se solicita a la madre del paciente que lea durante media hora un relato y se grabe.

Los sonidos de la voz materna se filtran por encima de los 8.000 megahercios, que es la frecuencia del agua, y se realiza un moritaje sonoro que, al ser reproducido, recuerda la escucha a través de las capas líquidas del medio uterino.

Del medio líquido al aéreo

Tras las sesiones de sonidos filtrados, se produce el parto sónico, es decir, el paso de la audición en medio líquido a la audición en medio aéreo. El filtiraje desciende de 8.000 a 100 hercios y la voz de la madre comienza a entenderse.

Se pretende que el niño encuentre la relación íntima que tenía con la madre en el transcurso de las últimas semanas de la vida fetal. "No debe olvidarse que el oído electrónico no es sino un instrumento que necesita la integración de un programa previo.

Lo que debe saber quien emplee el aparato es el uso que puede hacer de él, teniendo en cuenta las diferentes etapas psicológicas del desarrollo del oído del niño, precisa López Xammar, delegada de la red Tomatis en la península

Junto a esta neuropsiquiatra, con más de 25 años de experiencia, conforman el equipo de Tomatis en Barcelona la psicóloga Magda Marchueta y la pedagoga Marta Molas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de junio de 1988.

Lo más visto en...

Top 50