Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
POLICÍAS EN EL BANQUILLO

El fondo del pantano de Guadalén tiene seis metros de cieno

La presa del embalse de Guadalén, en el que el testigo Luis Miguel Rodríguez Pueyo afirmó el martes que se encuentra el cadáver del Nani, tiene seis metros de cieno en su fondo, bajo más de 50 metros de agua en su parte más profunda. El lugar permanecía ayer tan solitario como cualquier otro día, pese a las revelaciones conocidas en el juicio. La Guardia Civil no se encontraba presente ni había señales de búsqueda.A tenor de las declaraciones de varias personas de los pueblos cercanos, el único lugar seguro para arrojar un cadáver sin dejar huellas es el borde de la presa. En cualquier otro lugar el cuerpo podría quedar al descubierto en los meses de verano, cuando el nivel del embalse baja tanto que en su parte media casi puede cruzarse andando.

El embalse, inaugurado en 1954, recoge las aguas de los ríos Guadalén y Montizón, y nunca ha llegado completar sus 175 hectómetros cúbicos de capacidad. Se extiende a lo largo de más de diez kilómetros de longitud y en las cercanías de sus numerosos brazos se reparten los pueblos de Vilches, Arquillos, Guadalén del Caudillo y Porrosillo, inmersos en un paisaje de hectáreas de llanos ondulados y montes bajos, roturados de oliares, el monocultivo de toda la comarca. Vilches, la población más importante, huele a aceite y es la sede de varias empresas (Aceites Vilches, Coosur, etcétera) del sector.

Dragado

Rafael Hervás trabaja como jardinero en el complejo de las oficinas del embalse, y no cree que el cuerpo del Nani, caso de estar allí, pueda ser encontrado: "Al borde de la presa la profundidad puede ser de 55 ó 60 metros y los últimos cinco o seis metros no son de agua sino de cieno. Si vienen a buscar los buceadores no podrán ver nada. Habría que dragar el fondo para poder sacar a la luz lo que haya enterrado. En el verano del 83, la sequía dejó el pantano casi vacío, y se veía un fondo muy cenagoso. Desde luego ni ayer ni hoy ha estado por aquí la Guardia Civil".En cualquier caso, de acuerdo con las opiniones de los consultados, un cuerpo anclado al peso de un cigüeñal estaría hundido en el lodo del fondo, por lo que los equipos de inmersión poco iban a ver. Llevar la maquinaria necesaria para remover el lodo y aspirarlo, o dragar el embalse, requeriría varios días de preparativos.

Rafael Hervás y sus compañeros fueron quienes, precisamente, denunciaron ante la Guardia Civil hace tres años un crimen cometido en las cercanías: "Aquello fue por lo visto un ajuste de cuentas entre dos grupos de chavales. Mataron a uno de un golpe en la nuca y lo arrojaron al pantano. Al día siguiente, amigos del muerto vinieron aquí, a la presa y nos preguntaron si habíamos visto algo, y entonces nos enteramos de lo ocurrido. Avisamos a la Guardia Civil y en seguida encontraron al chaval muerto, pero eso fue fácil, porque estaba muy cerca de la orilla".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de junio de 1988