Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TERRORISMO EN GALICIA

Estalla un coche bomba frente a la comisaría de Orense

Un policía nacional resultó herido leve en la madrugada de ayer al hacer explosión un coche bomba frente a la entrada de la comisaría de policía de Orense. El atentado se produjo a las seis y media de la mañana, y el vehículo, un Renault 11, posiblemente robado, fue colocado en una explanada próxima al edificio policial, donde aparcan sus coches policías de servicio y numerosos particulares. Media docena de turismos estacionados cerca del lugar sufrieron serios desperfectos y se produjo la rotura de cristales del edificio.

Poco antes de las seis y media de la mañana un individuo que dijo pertenecer al Exército Guerrilleiro anunció en llamada telefónica a la comisaría la inminente explosión del coche bomba. Este hecho, difundido por todos los medios de comunicación locales, fue desmentido por fuentes de la comisaría. A lo largo del día de ayer no hubo ninguna reivindicación del atentado, en el que presumiblemente se utilizó 25 kilos de gelamonita. Según las primeras investigaciones, los terroristas no introdujeron ningún tipo de metralla en el coche dinamitado frente a la comisaría, en la que hace una semana fueron interrogados 10 supuestos militantes del Exército Guerrilleiro antes de ser internados en la prisión provincial de Pereiro de Aguiar, donde permanecen ocho de ellos, acusados, entre otros delitos, de la voladura del chalé de Manuel Fraga en la localidad coruñesa de Perbes.Trámites administrativos están demorando el traslado a Madrid de los presuntos terroristas encarcelados en Orense, que iniciaron hace cinco días una huelga de hambre para presionar contra su envío fuera de Galicia. El traslado se realizará probablemente esta semana, aunque las autoridades gubernativas y judiciales no quieren revelar el día exacto, al parecer por motivos de seguridad. Es posible que entre los trasladados a Madrid se encuentre Antón Arias Curto, supuesto cabecilla del grupo que se recupera en el hospital Provincial de Orense de las heridas que sufrió al arrojarse desde una ventana de la comisaría hace 10 días.

En poder de la Audiencia

Las diligencias instruidas por el juzgado de Orense, así como las armas y el material explosivo incautado en los zulos descubiertos en Castro Caldelas y A Gudiña, ya están en poder de la Audiencia Nacional, adonde han sido enviadas también las diligencias instruidas como consecuencia de denuncias de malos tratos y demora en la asistencia letrada presentadas por familiares de los presos. El juez Juan Luis Pía Martínez, titular del Juzgado número 1 de Orense, que se encarga del caso, asegura que no existen evidencias de malos tratos, aunque sí considera posible que las circunstancias de las detenciones hubieran provocado una cierta demora en la asistencia letrada a los presuntos terroristas.

La colocación del coche bomba en la comisaría orensana contradice las versiones oficiales que consideraban "desarticulado" al Exército Guerrilleiro tras las detenciones practicadas en Orense. Ésta es, presuntamente, la primera acción del grupo después de la operación policial desencadenada a raíz de la destrucción del chalé de Fraga el pasado 27 de mayo y tras la amenaza de los terroristas de tomar represalias si sus compañeros eran objeto de malos tratos.

Hace tres años el Exército Guerrilleiro colocó una bomba en una sucursal bancaria de Orense que quedó prácticamente destruida. En la provincia han sido más numerosas las acciones del grupo.

[El Delegado del Gobierno en Galicia, Domingo García Sabell, dijo ayer que el hecho de que se produjera una explosión en Orense no indica que no esté desarticulado el Exército Guerrilleiro do Pobo Galego Ceibe, ya que "poner un petardo, se puede hacer siempre", informa Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de junio de 1988

Más información

  • En esas dependencias policiales fueron interrogados 10 militantes del Exército Guerrilleiro