Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Coca venden a Mountleigh sus propiedades de Marbella en 23.000 millones de pesetas

La familia Coca y los británicos Mountleigh Group PLC, propietarios de Galerías Preciados, llegaron la semana pasada a un acuerdo para la venta de la mayor parte de las propiedades de los herederos del financiero Ignacio Coca por un precio cercano a los 110 millones de libras esterlinas (cerca de 23.000 millones de pesetas). El acuerdo supone que el Banesto recuperará 11.700 millones de pesetas de la llamada deuda Coca y que los herederos obtendrán algo más de 12.000 millones de pesetas, además de mantener algunas de las posesiones familiares.

La semana pasada, el grupo Mountleigh y los abogados de la familia Coca firmaron un acuerdo por el que los británicos se comprometen a pagar la totalidad de los 110 millones de libras esterlinas antes del 1 de septiembre próximo a cambio de hacerse con la propiedad del hotel Los Monteros, la clínica Incosol, el Golf Río Real y la urbanización Los Monteros. Todas estas propiedades están situadas en la zona de Marbella. Los herederos de Ignacio Coca mantendrán el palacete de la calle de Orfila, de Madrid, donde está situado el domicilio familiar, y la finca La Cepilla, en las proximidades de Madrid.El acuerdo firmado la semana pasada establece que en el plazo de un mes el grupo británico deberá pagar en efectivo una parte de los 110 millones de libras y presentar avales por el resto del precio final, que, en cualquier caso, deberá materializarse antes del 1 de septiembre.

El hecho de que Mountleigh no haya desembolsado ninguna cantidad a cuenta en el momento de la firma plantea algunos interrogantes en medios financieros que no acaban de entender "cómo se ha dado carta blanca a los británicos para que busquen potenciales segundos compradores a cambio de nada".

Porque lo que parece claro es que en realidad el grupo Mountleigh se ha comprometido a encontrar, en el plazo de un mes, un grupo de compradores, el grupo Mountleigh incluido, y una vez consolidado ese sindicato de compradores cerrar definitivamente la operación. El grupo Mountleigh adquirirá parte de lo que se venda y el resto se colocará entre diversos inversores del Reino Unido con los que se viene contactando en la actualidad.

Absorber pérdidas

La venta de las propiedades de la familia Coca en Marbella pondrá fin al contencioso que se mantenía con el Banco Español de Crédito, producto del proceso de absorción del Banco Coca por el Banesto iniciado en 1978 y cuya razón última era impedir que el Banco Central se colocara en el primer lugar del ranking por haber adquirido el Banco Ibérico.El acuerdo al que los herederos de Ignacio Coca llegaron con los responsables del Banesto en el pasado mes de abril se concretaba en que se daba un plazo a los Coca, hasta final de año, para pagar al Banesto 11.700 millones de pesetas a cambio de cancelar la llamada deuda Coca. Si en ese plazo no se hacía efectivo el pago, el Banesto se haría cargo de las propiedades en Marbella.

El precio de la operación era cerrado en el sentido de que si la venta producía mayores ingresos éstos quedarían en manos de los Coca a pesar de que la última vez que se dio una cifra sobre la deuda mantenida con el Banesto ésta se cifraba en unos 45.000 millones.

El cierre de la operación supondrá para el Banesto recuperar 11.700 millones de pesetas, a los que hay que añadir unos 4.000 millones adicionales procedentes de la venta del paquete accionarial del Banesto que Ignacio Coca poseía, 2,5 millones de acciones, equivalentes al 1,87% del capital del banco, llevada a cabo hace un año, cuando las relaciones entre los Coca y los entonces responsables del Banesto atravesaban por sus peores momentos. El Banesto, pues, perderá unos 29.000 míllones de pesetas en el proceso de fusión con el Banco Coca. El Banesto tenía provisionados ya 25.000 millones de pesetas para hacer frente a las pérdidas ciertas en que iba a incurrir en el caso Coca.

La familia, por su parte, además de lograr cerrar el contencioso que tenía con el Banesto, mantendrá una parte importante de su patrimonio inmobiliario, unido a las numerosas obras de arte que tienen en el palacete madrileño, y tendrá una liquidez superior a los 12.000 millones de pesetas, producto de la diferencia entre el precio de venta de las propiedades de Marbella y lo que deberá pagar al Banesto para cancelar la absorción del banco presidido por Coca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de mayo de 1988

Más información

  • Después de pagar al Banesto, obtendrán 12.000 millones de pesetas en metálico