Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Confirmado el procesamiento de Lola Flores por delito fiscal

La Audiencia Provincial de Madrid confirmó ayer el procesamiento de la cantante Lola Flores por cuatro delitos fiscales, ya que en los años 1981 a 1984 no realizó la declaración del impuesto sobre la renta y dejó de pagar a Hacienda 52 millones de pesetas. El texto de la resolución de la Audiencia no se conocerá hasta hoy, debido a que, cuando se estaba acabando de mecanografiar, el palacio de Justicia tuvo que ser desalojado a causa de una amenaza de bomba.La decisión de la Audiencia supone que la cantante, conocida en los círculos flocióricos como La Faraona, tendrá que comparecer a juicio, donde deberá responder de las acusaciones de delito fiscal. Desde la reforma de la ley general Tributaria, las penas por delito fiscal oscilan entre los seis meses y un día y los seis años de cárcel y multas del tanto al séxtuplo de la cantidad defraudada.

El tribunal no ha estimado el argumento del abogado de Lola Flores, José María Stampa-Braun, según el cual no es delito el no declarar al fisco, porque Hacienda conoce los datos de todos los contribuyentes y que, al tenerlos informatizados, es el Ministerio el que debe exigir el pago de la cantidad que se considere adecuada.

El auto de la Audiencia pone de manifiesto la reciente jurisprudencia del Tribunal Supremo, en la que se establece que no realizar la declaración del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) constituye delito fiscal cuando la cantidad no ingresada en el erario público supera los cinco millones de pesetas.

Responsabilidad subsidiaria

La Audiencia ha confirmado también que Antonio González Batista, El Pescadilla, es considerado responsable civil subsidiano, porque todos los miembros de la unidad familiar están obligados, en materia del impuesto sobre la renta, a responder de forma solidaria al pago de la totalidad de la deuda pendiente.

Por otro lado, el humorista Pedro Ruíz, contra quien la fiscalía de Barcelona interpuso una querella por supuesto delito fiscal, afirmó ayer que Hacienda "utiliza a los famosos para distraer al contribuyente", informa Blanca Cia. El humorista insistió en que las inspecciones del Ministerio de Hacienda sobre las declaraciones de renta de artistas, como Lola Flores o la de él mismo, comportan "una manipulación de lo que es el delito fiscal". No quiso hablar de la cifra sobre su supuesta defraudación, que según la fiscalía y los servicios de inspección de Hacienda, se eleva a 41 millones de pesetas. Desde su punto de vista, la declaración que presentó sobre los años objeto de inspección -1980, 1982 y 1983- era correcta, "aunque no es cuestión de discutir de dinero, porque eso no importa, sino de la actuación de Hacienda", subrayó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de mayo de 1988