Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No habrá cambios en la política económica, según Carlos Solchaga

El ministro de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga, aseguró ayer que "no va a haber cambios en la política económica que merezcan el nombre de tales". Poco después de su llegada a Manila, acompañando al presidente del Gobierno en su viaje oficial a Filipinas e Indonesia, Solchaga haga apostó por el mantenimiento de la actual política económica y también, implícitamente, por su propia permanencia al frente del departamento que dirige: "Por dar un giro social mal entendido a la política económica, sería malo que desandáramos lo que ya hemos caminado", dijo el ministro. Añadió que se sentía "contento de pensar que lo que tengo que hacer en adelante es más bonito", una vez pasada la etapa "en la que he arrastrado la impopularidad".

"La política que defendemos está dando resultados positivos tangibles", afirmó Solchaga, quien se refirió humanamente a los elogiosos artículos sobre la situación económica española aparecidos en medios informativos como el International Herald Tribune o Newsweek. "Debemos permanecer en esta misma línea para solucionar el paro", agregó. Posteriormente matizó que el incremento de los recursos fiscales permitirá incidir en la política social "o en aspectos de infraestructura", entre los que citó el aumento de inversiones para carreteras, que ascenderá en 53.000 millones de pesetas este año y 400.000 millones hasta 1991.

"Un mes no hace verano"

Solchaga admitió que los resultados del incremento del índice de precios del mes pasado, -0,3%, son "francamente mejores de lo que esperaba el Gobierno". Pero advirtió que "un mes no hace verano", y que la tasa de crecimiento de los servicios, un 7,5%, "es disparatada y no parece que sea posible reducirla". Pese a ello, confió en mantener las previsiones de contención de la inflación para este año, así como las expectativas de crecimiento económico. La influencia del descenso del precio de la gasolina en el IPC aparecerá en este mes y tendrá un impacto directo, dijo, del 0,184% negativo.Los salarios reales, aseguró también Solchaga, crecen entre tres y cuatro puntos, algo palpable si se atiende al incremento experimentado en el consumo. "Creo conveniente que los salarios monetarios no vayan mucho más allá, no es bueno que el café para todos se ponga en el 6%", dijo. Según él, el salario-horario crece ya en un 7,2%, y la ganancia media por trabajador en un 9,1%, si bien esta última cifra significa que los españoles trabajan más horas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de mayo de 1988