Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ardanza pide a Felipe González el cese de Elgorriaga y del gobernador civil de Vizcaya

El lehendakari José Antonio Ardanza, solicitó ayer al presidente del Gobierno, Felipe González, el cese del delegado del Ejecutivo en el PaísVasco, Julen Elgorriaga, y del gobernador civil del Vizcaya, Ignacio López, a los que acusa de amenazas contra su persona y contra los responsables de la Delegación de Trabajo en Vizcaya. Las supuestas amenazas se produjeron poco antes de que ese departamento autorizara el 14 de mayo reabrir la factoría de Euskalduna, tras el cierre patronal decretado el día 9.

Ardanza remitió ayer a Felipe González una carta en la que denuncia el comportamiento de los representantes gubernamentales en la comunidad vasca y les acusa de "intento de coacción, amenazas, y manifestación de dejación de graves responsabilidades en materia de orden público".En una nota hecha pública ayer por la presidencia del Gobierno Vasco, el lehendakari considera necesario el cese de ambos cargos para restablecer la ahora deteriorada comunicación entre las dos administraciones. Esta postura no fue trasladada el martes en el consejo de gobierno al Ejecutivo autónomo, que no tomó postura sobre las declaraciones de López. El gobernador civil trasladaba en sus declaraciones a la Ertzaintza (policía vasca) la responsabilidad de mantener el orden en el asillero Euskalduna de Bilbao, en caso de que el cierre patronal fuera revocado.

La del lehendakari es la tercera misiva que se cruzan los altos cargos de las dos administraciones sobre el caso. La primera la envió la semana pasada el delegado del Gobierno y anticipaba al lehendakari la decisión de Ignacio López de retirar a los efectivos del Cuerpo Nacional de Policía del astillero. Esta carta que fue duramente criticada por el presidente del Ejecutivo vasco, que a su vez respondió a Elgorriaga con otra casta.

Para Ardanza, el delegado gubernamental pretendió influir en la decisión a tomar con amenazas, "en el supuesto de decisiones no compartidas", en un tema del que es competente el Gobierno vasco. Esta actuación es calificada en la nota de Presidencia de "ingerencia e intento de coacción" y pone de evidencia, según el texto, la "manifestación de dejación que en ellos se hace de graves responsabilidades en materia de orden público".

Elgorriaga desmintió ayer la supuesta coacción a la Administración vasca y aseguró que el deterioro entre las dos administraciones lo está provocando el propio Ardanza.

Por su parte, la ejecutiva del Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE) expresó en un comunicado su "apoyo y confianza política" tanto a Elgorriaga como al gobernador civil de Vizcaya.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 1988

Más información

  • El 'lehendakari' les acusa de amenazas y coacción