Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CONFLICTO DE LA ENSEÑANZA

"El ministro sufre un desgaste importante"

EL PAÍS, "El ministro de Educación ha sufrido un desgaste importante y el propio José María Maravall lo reconoce", declaró ayer el presidente del Gobierno, Felipe González, en el transcurso del programa infórmativo de Radio Nacional de España Escrito en el aire. Tras recordar que en los cinco años anteriores a este ministro hubo otros cinco intentos de reforma educativa, el presidente destacó que la tarea educativa es una de las que más desgastan. "Hay que tener el coraje de poner en marcha una modificación como la que hemos emprendido, desde una, responsabilidad que tenga algo más de perrrianencia en el tiempo". En este: sentido, González resaltó que en la negociación con los profesores, el Gobierno está "más en la discusión de los principios que de las cosas concretas".

El presidente manifestó su preocupación por el deterioro de la enseñanza pública, a la vez que expresaba sus preferencias por este tipo de educación. "Aunque ha habido en los últimos años un trasvase hacia la enseñanza pública desde la privada, reconozco que algunos padres, pensando en un próximo curso tranquilo, pueden estar pensando en llevar a sus hijos a centros privados. Si no hay situación de conflictividad, la enseñanza del sector público es de suficiente calidad. Creo que los padres pueden optar por la enseñanza pública o por la enseñanza privada. Personalmente, siempre he tenido a mis hijos en colegios públicos, porque me parece que garantizan más la igualdad de trato".

"Ahora mismo", añadió, "el presupuesto de Educación es algo menos del 4% del producto interior bruto, y el ideal del Gobierno sería llegar al 6%.; pero esto no se puede hacer de hoy a mañana. De todas formas, tengo que decir que el tema educativo ha sido para este Gobierno prioritario". "Aunque la educación es una de las prioridades", dijo, "no es la única, ya que tenemos también prioridades en carreteras, ferrocarriles, telecomunicaciones, etcétera. Es el doble del presupuesto de defensa, a pesar de que se piense que gastamos más en defensa que en educación."

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 1988