Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La presión policial obliga a los contrabandistas gallegos a trasladar sus bases a Barcelona

La detención en Barcelona de José Ramón Prado Bugallo conocido como Sito Miñanco, uno de los presuntos capos del contrabando de tabaco en Galicia, revela que estas redes están cambiando de centro de operaciones, según la Guardia Civil. Las importaciones ilegales de cigarrillos han aumentado mucho desde la fuerte caída del dólar.

Prado Bugallo, nacido en la localidad pontevedresa de Cambados hace 32 años, pertenecía años atrás a una de las organizaciones históricas del contrabando gallego. Pero en 1986 se estableció por su cuenta, lo que hizo que las bandas rivales se vengaran quemándole tres lanchas que tenía atracadas en Viana do Castelo (Portugal).El supuesto contrabandista, al que la Guardia Civil detuvo el pasado día 11 en Barcelona, parece que se había aliado recientemente con Diego Soto Sánchez, de 43 años, antiguo agente de aduanas. Este último, según fuentes de la Guardia Civil, se trasladó recientemente a Panamá, donde compró 20 toneladas de cigarrillos de la marca Winston, siguiendo las instrucciones que supuestamente le había dado su socio gallego.

La mercancía llegó al puerto de Barcelona oculta en tres contenedores, transportados por el buque panameño Skanderborg, que antes había hecho escala en Marsella (Francia). Dichos recipientes, según estaba consignado oficialmente, contenían material de construcción.

La operación ideada por los contrabandistas consistía en retirar los contenedores repletos de tabaco rubio y cambiarlos por otros contenedores a los que previamente les habían colocado una etiqueta con la misma numeración.

Sito Miñanco, Juan Manuel Fernández Costa y Diego Soto fueron detenidos por la Guardia Civil en el domicilio de éste último, sin darles tiempo a que pudieran retirar del puerto los 2.000 cajones de tabaco, valorados en 164 millones de pesetas.

Fuentes del Servicio Fiscal de la Guardia Civil han informado que el contrabando de tabaco sufrió un notable descenso durante los años en que la cotización del dólar fue muy alta. Sin embargo, la caída de esta moneda -en la que los contrabandistas deben realizar el pago del tabaco- ha propiciado una nueva escalada desde hace 12 ó 14 meses.

Difícil control

La fuerte presión policial ejercida en Galicia sobre estas redes delictivas ha hecho que éstas hayan decidido meter la mercancia a través del puerto de Barcelona, cuyo control aduanero es muy difícil, debido al elevado tráfico de mercancías que se registra a diario.La organización ahora decapitada "llevaba varios meses estudiando el terreno", pero la Guardia Civil piensa que ha frustrado sus planes en la primera operación que llevaba a cabo. "Esto ha supuesto un golpe durísimo para Prado Bugallo", dijo un portavoz del citado Cuerpo de Seguridad.

Pese a todo, los mismos medios aseguran que la mayor parte del tabaco de contrabando entra actualmente en España a través de las costas de la cornisa cantábrica, mientras que hay "un chorreo contínuo, aunque a menor escala" a través de Andorra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de mayo de 1988

Más información

  • El miércoles fue detenido uno de los supuestos 'capos'