Rocard forma un Gobierno de transición socialista

, Michel Rocard, el nuevo primer ministro, francés, no ha conseguido formar un Gobierno de auténtica apertura al centro, en consonancia con las intenciones manifestadas por el presidente, François Mitterrand. Sólo siete de los 27 ministros no responden al perfil que caracterizó los Gobiernos de coloración fuertemente socialista desde 1981 hasta 1985. La escasa apertura del nuevo Gobierno permite pensar que se trata de un Gabinete de transición, destinado a ser remodelado después de unas elecciones legislativas adelantadas, y que puede hallar fuertes dificultades en el Parlamento, donde no cuenta con mayoría y podría ser censurado inmediatamente.

De los 27 ministros nombrados, 18 son socialistas, dos pertenecen al socio clásico de los socialistas -el Movimiento de Radicales de Izquierda (MRG)-, dos son independientes de origen centrista (Michel Durafour, en la Función Pública, y Jacques Pelletier, en Cooperación y Desarrollo) y cinco son personalidades técnicas, entre las que destaca el ministro de Justicia, Pierre Arpaillange. La primerísima fila está ocupada por hombres de la máxima confianza personal de François Mitterrand, todas con el título de ministros de Estado, equivalentes a las vicepresidencias.Jospin, hombre fuerte

El primero en orden jerárquico es Lionel Jospin, encargado de un macroministerio de la Educación, la Investigación y el Deporte, en respuesta a la preferencia prestada a la formación de la juventud y a la investigación científica en la campaña electoral. Jospin, nuevo número dos, pero esta vez del Gobierno, ha sido hasta ahora el secretario general del Partido Socialista y el hombre que ha cuidado de la organización desde el día en que Mitterrand dejó el cargo para subir los escalones del Elíseo.

Pierre Bérégovoy se encarga de otro gran ministerio, el de Economía y Finanzas, en continuidad con idéntico cargo ocupado antes de 1986. Bérégovoy, conocido como Béré por sus amigos, es también un antiguo colaborador del presidente, alcalde de Nevers y diputado de La Nievre, el feudo electoral de Mitterrand desde 1949. Béré se encargó de dirigir la campaña electoral de Mitterrand, y su nombre llegó a sonar como primer ministro.

Maurice Faure, radical de izquierdas y amigo personal de Mitterrand, se encarga de Equipamiento y Vivienda, y Roland Dumas, otro amigo del presidente y consocio en los breves y remotos menesteres como abogado de Mitterrand, regresa a Asuntos Exteriores, donde estuvo ya desde 1984 hasta 1986. Con los cuatro queda perfectamente flanqueado y custodiado por fieles del presidente este primer ministro que tantas susceptibilidades suscita en de un amplio sector del Partido Socialista.

Nombres que se repiten

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Entre los 18 socialistas están, en la segunda fila de los ministros enteros, nombres que repiten respecto a anteriores Gobiernos, y que no harán en todos los casos precisamente las delicias de los diputados centristas.-

Jean-Pierre Chévénement, líder de una corriente del Partido Socialista, que se encarga de la Defensa; Pierre Joxe, hasta ahora presidente del grupo parlamentario socialista y líder de todas las ásperas batallas en la Asamblea Nacional, estará en Interior; Edith Cresson, considerada hasta hace pocas semanas como candidata a la propia secretaría general del partido, en Asuntos Europeos; Louis Mermaz se encarga de Transportes; Michel Delebarre, de Asuntos Laborales y Empleo; Jack Lang, de Cultura y Comunicación; Henri Nallet, de Agricultura; Paul Quilés, de Correos y Telecomunicaciones; Louis Le Pensec, del Mar, y Jean Poperen, el socialista más crítico e izquierdoso, de Relaciones con el Parlamento.

Ocho ministros delegados más completan la lista facilitada ayer, que se verá ampliada pronto por la de los secretarios de Estado, hasta Regar a los 40 ministros o equivalentes (idéntica a la cifra de ministros de Jacques Chirac) que conformarán la totalidad del Gabinete.

Una sola mujer, Edith Cresson, se halla en la primera fila de ministros enteros. Tres más -Edwige Avice, delegada para Asuntos Exteriores; Georgina Dufoix, para la Familia y los Derechos de la Mujer, y Catherine Tasca, para Comunicaciones- completan la escasa representación femenina del primer Gobierno de apertura del segundo septenato del presidente de la República, François Mitterrand.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 12 de mayo de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50