Accidente sin víctimas de un Mirage frente a la costa de Gandía

Un avión Mirage, perteneciente a la base aérea de Manises, se precipitó al mar a unas 10 millas de la costa de Gandía (70 kilómetros al sur de Valencia), a primera hora de la tarde de ayer por causas todavía desconocidas. Los dos pilotos del aparato, los capitanes Fernando González Espresati y José Francisco Terol Albert, resultaron ilesos al poder lanzarse en paracaídas antes de que el avión chocara contra el mar. Un helicóptero del Cuerpo Nacional de Policía rescató a los pilotos que fueron posteriormente trasladados a la base aérea de Manises.Según el relato de los policías, el helicóptero no estaba dotado en ese momento, dada la urgencia del caso, de grúa y cable para elevar a los dos pilotos, por lo que éstos tuvieron que agarrarse a los patines del aparato para salir del agua.

Un portavoz del Cuartel General del Aire señaló ayer a este periódico que las causas del siniestro no podrán determinarse hasta que no se recupere la caja negra del avión y se tome declaración a los pilotos. El citado portavoz agregó que el Mirage accidentado realizaba probablemente tareas de entrenamiento, si bien no pudo precisar este extremo. La base aérea de Manises se negó en la tarde de ayer a facilitar información sobre el accidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 12 de mayo de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50