Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere en Madrid el matador de toros Domingo Ortega

Tenía 82 años y estaba considerado el maestro indiscutible de los años treinta y cuarenta

El matador de toros Domingo Ortega murió anoche a los 82 años, en su domicilio de Madrid, en consecuencia de un largo proceso pulmonar, que se agravó en los últimos días con un efisema agudo. El entierro tendrá lugar hoy en Borox (Toledo), su pueblo natal. La comitiva partirá a las dos de la tarde del domicilio del torero, en la calle de Fernández de la Hoz, 26. Estuvo casado con una hija del marqués de Amboage y en segundas nupcias, con María Victoria Fenández. No tenía hijos

MÁS INFORMACIÓN

Domíngo López Juzgado, sobrino de Domingo Ortega, que con sus hermanos María Pía, Candelas, Luis y Fuencisla, María Victoria Fernández y el médico de cabecera Vicente Juzgado, acompañaba a Domingo Ortega cuando se produjo la muerte, explicaba anoche que el torero se agravó hace apenas una semana. "El sábado anterior", decía, "estuvimos en Navalcaide, la finca que mi tío tenía en Moralzarzal (Madrid), y se encontraba muy animado. Dirigió algunas tareas y concertamos volver este último sábado [el día 7] para efectuar el anillado de las reses. Desgraciadamente el efisema se agudizó y ese mismo día entró en coma".Hasta el último momento tuvo Domingo Ortega absoluta lucidez, según el testimonio de su sobrino, quien añade: "Su vida profesional fue muy dura, lo que unido a su peculiar temperamento le forjó un carácter fuerte que se traducía en una gran entereza. Ha tenido una muerte cristiana y serena".

Domingo López Ortega, Domingo Ortega, nace en Borox el año 1906 y su afición a los toros fue tardía. Torea por primera vez de luces en Almorox (Toledo) cuando tenía 19 años, con el sobrenombre de Niño Orteguita. Participa después en numerosas novilladas pueblerinas, también en la que llamaban "parte seria del espectáculo bufo taurino Clow-Borlado, Maceo y su Groom, y el 28 de septiembre de 1930 debuta con éxito en la plaza de Tetuán de las Victorias (Madrid). Domingo Dominguín le firma a una exclusiva y le lleva a BarceIona, donde obtiene tal triunfo que el empresario Pedro Balañá lo repite varias tardes a lo largo de aquel otoño.

El 8 de marzo de 1931 recibe Ortega la alternativa en Barcelona, de manos de Gitanillo de Triana, con Vicente Barrera de testigo, y ese año suma 93 actuaciones. Desde entonces, hasta su retirada el año 1954, Domingo Ortega se mantiene con el rango de figura máxima del toreo, en el que adquiere merecida fama de maestro. Su popularidad trasciende el mundo de los toros, y entre sus amistades más íntimas se encuentran personalidades de la vida cultura¡, como el pensador José Ortega y Gasset, el pintor Ignacio Zuloaga, el escultor Sebastián Miranda, el escritor Antonio Díaz-Cañabate. Entre los toreros fue su mejor amigo Luis Gómez El Estudiante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de mayo de 1988