Polémica en Coslada por la educación sexual impartida en los colegios públicos

El viernes pasado se celebró en Coslada un debate abierto sobre el contenido de las clases de educación sexual que se imparten en los colegios públicos de la localidad, debate que fue impulsado por un grupo de padres de alumnos descontentos por la poca información que disponen sobre la educación sexual que reciben sus hijos, y que cafifican de demasiado permisiva.Los cursillos de educación sexual que reciben alrededor de mil niños de sexto, séptimo y octavo de EGB en los colegios públicos de Coslada constan de 12 horas anuales, incluidas generalmente en la jornada lectiva e impartidas por profesores diplomados en sexología adscritos a la Sociedad Sexológica de Madrid, que desde hace cuatro años realiza esta actividad subvencionada por el ayuntamiento de la localidad. La asistencia a estas clases es voluntaria.

A lo largo de las dos horas que duró el debate, algunos padres manifestaron su desacuerdo con la orientación de los cursillos de educación sexual que se realizan en 15 colegios de Coslada, .porque en ellos se dice a los niños que las relaciones sexuales juveniles y la masturbación son buenas y la homosexualidad es una opción sexual como otra, cuando esto es más que discutible".

Según Juan Sánchez Araújo, padre organizador del debate, en los cursos da la impresión de que los educadores inculcan a los niños la idea de que las relaciones sexuales juveniles que yo "llamo prematuras pueden ser buenas y deseables y el único inconveniente que tienen es el embarazo no deseado; asimismo presentan la masturbación como algo positivo y la homosexualidad es tratada como una opción sexual del individuo".

"No quiero decir que mi punto de vista sea el único, pero también debe ser oído y por eso promoví este debate", continúa Sánchez Araújo, quien opina que los roles sociales del hombre y la mujer tampoco están bien tratados en este cursillo, "puesto que se rechaza sistemáticamente el papel de la mujer como ama de casa, cuando no hay nada de malo en ello por sí mismo".

Julián Fernández de Quero, presidente de la Sociedad Sexológica de Madrid y responsable de los cursillos de educación sexual, afirmó a lo largo del debate que éstos tratan de ser 'completos y positivos; intentamos deste-. rrar en los niños los mitos malditos de la sexualidad y potencian la libertad de opción sexual desde la infancia".

"Básicamente", continuó Fernández de Quero, "explicamos al niño la realidad sexual humana desde el aspecto biológico, psicológico y social, sin inducir a nadie a nada; simplemente se trata de formar sexualmente al niño igual que se le forma en otras áreas educativas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 30 de abril de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50