Llamamiento sin precedentes, en Estonia en favor de un frente de apoyo a la 'perestroika'

La República Soviética de Estonia ha sido sacudida por un insólito llamamiento a la formación de un frente popular en apoyo de la perestroika y la democratización efectuado en un programa de debate en estoniano de la televisión local. Es la primera iniciativa de este género en la URSS y está movilizando a amplios sectores sociales, descontentos con la dirección del partido comunista en esta República y dispuestos a enfrentarse a los conservadores y estalinistas en el poder local.

Más información

o día 14 una quincena de personas de distinta procedencia -entre ellas, un líder-estudiantil, un líder obrero, un diputado, un economista y un artista- participaban en un programa de discusión titulado Pensemos otra vez. De repente, el filósofía Edgar Savisaar, uno de los participantes, dejó estupefactos a los espectadores al invitarles a aunar sus fuerzas en una nueva organización de masas en defensa de la perestroika y la renovación radical de la economía y la vida social.Dicho y hecho. Acabado el programa, los participantes se quedaron hasta casi las dos de la madrugada en el estudio redactando el manifiesto de la nueva organización. Los teléfonos de la televisión no paraban de sonar. De todas partes llegaban adhesiones. Al día siguiente, varios comentaristas radiofónicos elogiaban la idea en las ondas, la gente paraba en la calle a los contertulios de Pensemos otra vez y les preguntaba cómo podían inscribirse en el Frente Popular. Centenares de estudiantes de la universidad de Tartu, la más antigua de Estonia, ingresaron en masa en la organización, que no tiene aún estatutos ni está reconocida legalmente.

Sorpresa y neutralidad

Los promotores de la idea, que han fundado una comisión permanente, llevaron el manifiesto al Comité Central del Partido Comunista estoniano, cuya primera reacción fue "de sorpresa", y se manifestó "neutral". "Si no lo hubiéramos propuesto nosotros, otros lo habrían hecho en los próximos días", dijo a esta corresponsal el profesor Savisaar, uno de los cerebros de la polémica propuesta para convertir a Estonia en una zona económica especial totalmente autogestionada y con plenos poderes para decidir su destino.

Savisaar, de 37 años, es además economista y, en calidad de tal, trabajó en el Organismo de Planificación de Estonia, de donde, según distintas fuentes, fue apartado por sus ideas políticas.

En su despacho, el profesor traduce del estoniano al ruso el texto del manifiesto -un folio mecanografiado-, cuyo fin es "apoyar la iniciativa. de la gente y su deseo de participiar en laperestroika y de realizar activamente la política de renovación radical del PCUS".

"Es necesario consolidar todas las fuerzas favorables a la renovación para acelerar este proceso y oponerse a la. reincidencia del estalinismo", afirma Savisaar. El Frente Popular se propone participar con sus propios candidatos en las elecciones al soviet supremo de Estonia en 1989 y ayudar al desarrollo de la autogestión popular. Trata de aglutinar a distintos grupos hasta ahora dispersos, tales como asociaciones ecologistas, grupos informales, colectivos laborales y también el Conseje, de Cultura, una entidad que agrupa a miembros de las siete asociaciones profesionales de la intelectualidad local.

Estas asociaciones han aprobado dos documentos sin precedentes donde solicitan un reconocimiento real de la soberanía de Estonia y plenas competencias económicas, culturales y políticas para la República.

El Frente Popular está abierto a todos los ciudadanos, sean o no miembros del partido, y pretende, según Savisaar, "ejercer un control social" sobre el rumbo de la perestroika. "Cuando empezamos a redactar el manifiesto sentí que estábamos iniciando un juego peligroso, pero tengo 50 aflos y ésta es mi última oportunidad de hacer algo por mi país: vamos conscientemente al riego", aseguraba el artista gráfico Heinz Vaal, uno de los fundadores del Frente Popular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de abril de 1988.

Lo más visto en...

Top 50