Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos policías asesinados a tiros en Vitoria al munición empleada habitualmente por ETA

Los miembros de la patrulla motorizada del Cuerpo Nacional de Policía Francisco Espina Vargas y Antonio Gómez Osuna murieron ayer en Vitoria, como consecuencia de los disparos efectuados por dos Individuos.En el atentado, que se produjo poco después de las 13.15, cuando los agentes procedían, dentro de su ruta habitual a efectuar varias identificaciones también resultó herido de pronóstico menos grave el joven de 27 años Luis Vivas. Francisco, Espina fue, rematado en el suelo. En el lugar de los hechos se recogieron varios casquillos 9 milimetros FF Parabellum, utilizados habitualmente por ETA. Les policías fueron trasladados a un hospital de la capital alavesa, donde a las 13.40 ingresaron cadáveres.

Según el parte médico, Francisco Espina, natural de Carolina del Río (Sevilla), de 29 años de edad, casado y con una hija, ,presentaba varias heridas por arma de fuego, una con orificio de entrada en el globo ocular izquierdo y tres más en tórax y abdomen. Antonio Gómez, de 32 años, natural de Puebla del Río (Sevilla), casado y con dos hijas, presentaba tres impactos de bala en la región craneofacial y otros tres en la región torácica. Los dos trabajaban en Vitoria desde 1981 y habían pedido recientemente su traslado a Sevilla. Asimismo, el joven de 27 años Luis Vives, que resultó herido, quedó ingresado en el citado centro hospitalario, con sedal en el hombro derecho, de pronóstico menos grave.El atentado sucedió poco después de las 13.15, hora en la que efectivos policiales procedían diariamente a investigar a determinadas personas en las proximidades del lugar de los hechos, por su posible vinculación con el tráfico de drogas. A esa misma hora de ayer, y cuando los agentes llamaban por su radioteléfono para comprobar la identidad de algunas de las personas que se encontraban en el lugar, dos jóvenes salieron del bar Adurzabal, situado frente al escenario del atentado, y dispararon contra los agentes. Según varios testigos presenciales, los agresores atentaron primero contra uno de los policías y posteriormente dispararon contra el segundo, que intentó parapetarse entre dos coches aparcados en la misma calle. Francisco Espina recibió tres impactos en el pecho y fue rematado en el suelo. Ninguno de los dos pudo hacer uso de su arma reglamentaria.

Los dos integrantes del comando, que actuaron a cara descubierta, huyeron a pie hasta la iglesia de San Cristóbal, situada a unos 100 metros, donde un tercero les esperaba en un coche Talbot 150, blanco, que fue posteriormente abandonado en una calle de la capital alavesa. Tras el atentado, fuerzas de la Seguridad del Estado se personaron en el lugar de los hechos. Efectivos policiales hallaron bajo un coche varios casquillos 9 milímetros FF Parabellum, munición utilizada habitualmente por ETA.

La capilla ardiente permanece instalada desde las siete de la tarde de ayer en el Gobierno Civil de Álava, y a las once de la mañana de hoy se celebrarán los funerales en la vitoria parroquia de San Miguel, a los que muy posiblemente asista el ministro del Interior, José Barrionuevo.

Poco después del atentado, el presidente del Parlamento vasco, el socialista Jesús Eguiguren, interrumpió el pleno ordinario que presidía en la Cámara de Vitoria y condenó el acto terrorista, asegurando que "no sólo es un acto contra las víctimas, sino contra los derechos y libertades fundamentales del pueblo vasco".

En este sentido, para el vicesecretario general de los socialistas vascos, Juan Manuel Eguíagaray, "cuando ETA rehúye toda salida y continúa asesinando no deja otra vía que la presión policial internacional, la colaboración ciudadana y la unidad de las fuerzas políticas democráticas". Para Eguiagaray, "hay que mantener la firmeza y la constancia en el camino emprendido".

La oficina de prensa del PNV aseguró ayer que "ETA parece querer dar la razón a los socialistas, cuando afirman que la única vía para acabar con la situación de violencia en Euskadi es la policial". A su vez el CDS difundió una nota en la que tras condenar el atentado precisaba: 'Es muy dificil que se pueda producir el diálogo, al persistir ETA en cometer actos terroristas y seguir asesinando impunemente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de abril de 1988

Más información

  • Francisco Espina fue rematado en el suelo